Gail me roba el aliento.

Es divertida, inteligente y un trasero fantástico, el mejor que le haya visto a cualquier mujer. Y créeme que desde que me preguntó si alguna vez la iba a invitar a salir,  me he asegurado de que mi juicio a ese respecto sea verídico.

 Jason, puedo hacerte una pregunta?

Claro Gail, lo que quieras

Alguna vez me invitaras a salir?

 Recuerdo bien esa noche. No tuvo que preguntármelo dos veces. Lo único que me detenía era mi preocupación al pensar que podría perder su empleo. La mayoría de los empleadores prefieren pensar que su personal son célibes, objetos de la casa, inanimados. No sabía cuál sería el punto de vista de Grey, pero si a Gail no le importaba, yo no iba a necesitar una puta invitación escrita!

Estaba sentada allí, mirándome directamente, mirándome con esos hermosos ojos azules, tan cálidos y confiados. Su mirada era magnética, atrayéndome. Mi mano se extendió a través de la mesa, alcanzándola, acariciando sus mejillas.

Parpadeó mientras recostaba su rostro en mi mano respirando, suspirando suavemente.

La distancia entre nosotros era sólo la mesa y se sentía demasiado grande. Me paré y caminé alrededor de la mesa, completamente atraído a ella.

Ella puso sus suaves pero frías manos en las mías, y yo la tire hacia arriba.

Ella sonrió, y yo sentí que el aire dejaba mi cuerpo. Tan hermosa, tan malditamente hermosa.

Suavemente ella envolvió sus brazos alrededor de mi cuello y empujo mi cara hacia ella.

Sus labios tocaron los míos y sentí como el deseo pulsaba en todo mi cuerpo.

No podía aguantar más! Que Dios me ayude! La deseaba, cada milímetro de ella, la deseaba tanto.

Ella me empujo, tratando de recuperar la respiración, mi vehemencia la agarró por sorpresa. Ella sonrió y entonces sin decir una palabra, tomó mi mano y me llevó a su habitación.

Miles de imágenes corrían en mi memoria: su piel, su olor, su suavidad, su calidez, la delicadeza de su toque, su pasión abriéndose camino a través mío. Una y otra vez nuestros cuerpos de encontraban y se combinaban, la soledad se borraba con nuestro sudor, nuestros besos y nuestro calor. Putos fuegos artificiales! Nada suave, ni calmo ni delicado respecto a una mujer buscando y obteniendo lo que desea.

Habremos dormido quizá una hora cuando la alarma de mi reloj suena:

 Mierda! Putísima alarma de mierda!

 Me siento algo mareado y desorientado. Entonces veo a Gail sonriendo. Su cabello rubio todo desordenado como algodón de azúcar, como un halo brillante a su alrededor.

 Buenos días! Eres muy elocuente, Jason!

Se está riendo de mí, me pica, y estoy tan feliz que tengo una sonrisa de colegial aplastada en mi cara. Que pajero!

Me tiro de nuevo a la cama, la beso y mientras esos pequeños momentos siento que la conexión aún está presente. Entonces ella pone su mano en mi pecho y me empuja suavemente.

Levántate

Estoy levantado.

 Ella ríe.  No esa parte de ti! Tienes que ir a trabajar, Anda!  Es hora de ir a correr con el sr. Grey.

 Gruño. Después de todo el ejercicio de anoche con Gail, lo último que quiero es ir a correr un circuito de 6 millas con el jefe.

 Me empuja una vez más. -Tendré el desayuno listo para cuando regresen.

Dios, eres una mujer fantástica. Donde has estado toda mi vida?

Jason, ya me tuviste, los cumplidos no te llevarán más lejos…

Subo los hombros -Estas segura?

Se ríe nuevamente, se asoma al piso y me tira los pantalones.

Vete, y no te olvides de tus pantalones!

Las palabras que todo hombre quiere oír.

 

Pero esta vez, voy rapidísimo. Recojo el resto de mis prendas, y corro desnudo a través de la sala hasta mi cuarto, confiando en que Grey aún no haya venido a buscarme

Me pongo mi atuendo deportivo, zapatillas y salgo.

Grey está esperando en el vestíbulo. Se ve enojado. Creo que debo estar solo un segundo tarde. Cuando pienso que me va a morder el culo, el levanta las cejas y me parece que está suprimiendo una sonrisa. Cuál es su problema?.

Y cuando entramos al elevador y puedo verme en las paredes de espejo veo que luzco como el infierno. Mi corte raso esta medio jalado de un lado. No tengo idea de cómo paso esto; porque no recuerdo haber dormido, mucho menos de ese lado, básicamente me veo como la mierda. Podría tranquilamente tener un letrero colgando de mi cuello diciendo: Bien Cogido. Me pregunto si me dirá algo.

Pero nop, sin comentarios. Eso cambia cuando llegamos afuera, en lugar de la velocidad normal, el muy bastardo acelera el paso! El pendejo enciende el motor en uno de los circuitos más largos y cuando logro verle la cara, puedo ver que me está sonriendo. Lo sabe! Usualmente no tengo ningún problema en mantener el paso de mis clientes. Estoy acostumbrado a los pendejos que hacen un circuito de 1 kilómetro con dificultad.

Grey me está matando! Y lo está disfrutando! Maldito perverso!

Para cuando llegamos a Escala mis piernas parecen deshacerse, mis ojos están desorbitados y mi cabeza está balanceándose. De igual forma, él no me ha mencionado el tema con Gail. Lo hará? Creo que ya hizo su punto claro.

Se va a duchar y me deja parado en el vestíbulo. Lo que sea que vaya a hacer, no hay forma de que pueda cambiar lo ocurrido, y no quiero hacerlo. No por un maldito perverso como Grey.

Gail está en la cocina. Se ve tan bien en su ordenado uniforme de camisa blanca y falda negra, su cabello sigue húmedo.

No puedo evitarlo, Camino hacia ella y envuelvo mis brazos alrededor de su cintura mientras ella está cocinando y huelo su cuello.

Hola cariño, ya llegué (le digo suavemente)

Ella ríe -Bueno, ve a bañarte y te serviré el desayuno. Ahora! O voy a acabar quemando esto

 Dios, amo que me mandonee

Para cuando salgo de la ducha, la cocina esta vacía. Seguramente fue a llevarle el desayuno a Grey. De pronto me agarra el ansia: Y si Grey le está reclamando a ella, y no estoy ahí para defenderla? Si el maldito comienza a molestarla,  Mierda que LO MATO!!

Estoy a la mitad del corredor, cuando Gail regresa. Ella se concentra en la expresión de mi cara.

Qué pasa Jason? Te ves…-Grey te dijo algo?

De qué? (ella se ve muy confundida, lo cual me alivia)

Solo creí que… Me dio la impresión esta mañana de que lo sabe

Se sonroja -Oh! y cómo lo sabes?

Supongo que… bueno esta mañana yo lucía un poco desgarbado. (Le recuerdo)

Sonríe , Es verdad, no estabas elegante como siempre.

Elegante? No creo que nadie antes me ha acusado de ser elegante.

En serio? Creo que te vez guapísimo en tu traje. Pero esta mañana… (Se ríe) bastante menos refinado que lo usual.

Elegante y refinado? Me puedo acostumbrar a estos halagos, Sra. Jones

Deberías Sr. Taylor. (Frunce el ceño) El Sr. Grey no me menciono nada: parecía exactamente el mismo de siempre. Oh pero si me pidió que te diga que irá a Bellevue esta noche a cenar con sus padres.

Gruño

No te caen bien los Grey?

Sí, me caen bien, solo… Mia

Ella ríe , Sr Taylor! Me está usted diciendo que un ex-militar, con sus años de experiencia en seguridad personal no puede manejar a una niña de 18 años?

Sí, más o menos.

Quieres que vaya a protegerte?

Lo haría, Sra. Jones?

Bueno, por supuesto Sr Taylor, si está asustado.(intenta retarme)

Mierda, estoy aterrorizado

 

El día pasa arrastras, por lo general no se requiere de mis servicios cuando Grey está en la oficina central de Grey House. Así que me voy a la oficina de CCTV y duermo con los ojos abiertos, mi cabeza apropiadamente apoyada en mi mano. El resto de oficiales de seguridad me dejan solo: la mayoría son ex hombres de servicio especial, y ellos saben reconocer cuando uno se ve  desvelado. Ellos deben asumir que es a causa de mi trabajo con Grey, ciertamente no gracias a la deliciosa Gail. Y no se van a enterar. Algunas cosas son privadas.

Hacia las 7pm la mayoría del personal de ha retirado, solo quedan algunos lameculos que quieren impresionar al jefe con su ética laboral. Tendrían que trabajar las 24/7 para hacer más horas que él. Y hay varias empleadas haciendo tiempo en quehaceres inútiles cerca de la recepción con la esperanza de que él las note. Sueñen lindas, no va a suceder. Mucho menos ahora que tiene una nueva Sumisa. Supongo que ella vendrá este fin de semana a Escala.

La idea me amarga el buen humor. Gail no estará mientras el jefe recibe a la nueva sumisa, Leila. Quizá podría ir a ver a Sophie, en caso que Grey no vaya a dejar el departamento durante su maratón de tiradas.

Pero primero tengo que sobrevivir la noche en casa de los Grey. O  más específicamente, pasar la noche evadiendo las atenciones de Mia Grey. Se me ocurre la idea de ir camuflado., pero seguramente que el jefe me hará una que otra pregunta del por qué tengo la cara pintada de negro.

Él está muy tranquilo en el viaje hacia Bellevue. Me conviene, aunque un poco de conversación me ayudaría a no quedarme dormido.

Estaciono en la mansión de los Grey. Es hermosa y serena. Me pregunto cómo alguien tan cagado puede haber salido de un lugar como este. Quizá sean algunos recuerdos que ningún número de años felices pueden borrar. Debería saberlo: un tour por Irak, dos en Afganistán. Pero no era un niño, y no estaba solo.

La señora Grey está a la espera. Su rostro se ilumina cuando el jefe sale al abrirle la puerta.

 

Feliz cumpleaños, mi querido Christian! (le dice besándolo cuidadosamente en la mejilla) Y felicidades por haber obtenido tu licencia de piloto de helicóptero.

 

Si, el jefe obtuvo su licencia la semana pasada. Y el bastardo obscenamente rico se ha regalado a sí mismo un helicóptero, un Eurocopter equipado para vuelos nocturnos. Mierda, tiene más recursos que mi vieja unidad de ataque.

Madre. (Sonríe brevemente)

 Su cumpleaños? No lo mencionó. Pero bueno, no tiene por qué. Aunque algunas personas para las que he trabajado esperan que su personal haga un puto pasacalle con bombos y platillos cada vez que algo ocurra en su pequeño mundo, por más mínimo que sea. Grey no es así.

Taylor, puedes estacionar el auto a la vuelta. Tu cena estará esperándote en la cocina, o prefieres quedarte a dormir un poco en el auto?

 Su expresión es ilegible, pero puedo ver que se está divirtiendo, refiriéndose sin duda al pedazo de mierda que lo acompañó esta mañana a correr. El bastardo.

 

Señor.

 Me meto al auto justo cuando Mia Grey llega galopando a la vista. Veo que está decepcionada por el espejo del costado del auto. Me temo que la veré en acción más tarde.

La seguridad en la mansión de los Grey no es una prioridad por lo visto. Hay muchos puntos de entrada posibles por asegurar, no por el lado del mar. Si el jefe va a pasar mucho tiempo por acá, tendremos que hacer cambios. De hecho se lo mencionaré a Welch para que le hable acerca de mejorar la seguridad para toda su familia. Si alguien quisiera hacerle daño y conseguir algún dólar fácil, su familia sería un blanco muy fácil en lugar del mismo Grey, quien vive aislado en su fuerte en Escala.

Después de revisar el perímetro, entro a la cocina. La cocinera se presenta como Nora. Es amigable, parece que estuviera en sus cincuentas. Tiene a mi espera la comida caliente. Es salmón. Siendo objetivo, puedo decir que no se le acerca a los estándares de Gail, pero no está mal.

 

-Hola Taylor! Christian dijo que estabas durmiendo en el auto, pero aquí estás. Me estabas esperando?

 

Tengo que detener esto en este mismo momento, antes que me ataque de los nervios

 

-Señorita Grey, va a hacer que me despidan, y me gusta tener empleo, y también todas mis extremidades en su lugar.

Oh, no te preocupes por Christian! Eres lindo cuando estas serio. Cuál es tu primer nombre? Christian no me lo dice. Tienes novia? Oh eres del tipo fuerte y silencioso, no es así? Me parece que Christian y tú se adhieren bien.

De pronto se ruboriza.

Oh, no me refiero a eso. No es que haya nada malo…

Mierda! De que me perdí!? Ahora ella cree que Grey es mi compañerito… De dónde lo sacó? cómo paso de coquetearme a eso?!!

Por suerte Nora regresa antes de que llegue a conectar mi cerebro con la parte que se expresa. Nora me mira mal, pero le sonríe gentilmente a la Srta. Grey. Qué mierda! típico! algunas mujeres se creen que todos los hombres somos los malos de la película.

Me disculpo y me retiro mientras Mia hace lindos pucheritos. Un día de estos hará que me dé un derrame cerebral. Lo va a lograr!

Me las arreglo para poder cerrar los ojos por 1 hora en el SUV con el asiento completamente recostado. Antes de que el jefe salga. Su hermano mayor Elliot está con él y por la forma en que me está mirando, me doy cuenta que la Srta. Grey le ha contado de su última fantástica teoría de mierda! Por favor!! Que no tengo nada que ver con el jefe!

Bueno, el lado positivo es que al menos esa teoría va a mantener a la pequeña Mia Grey lejos de mi trasero. Mierda, expresión errada, dadas las circunstancias. Mierda, nos podemos ir ya?

El camino hacia Escala es silencioso. Debería desearle felicidades al jefe? Pero es que estoy tan frustrado con su familia que no puedo juntar ganas para decírselo.

Busco en mis recuerdos, cómo pasé yo mi cumpleaños número 24: fuera de mi mismo junto a mi pelotón mientras estaba en servicio. Grey no parece tener amigos. A pesar de tener tanto dinero, no es un tipo feliz -un puto miserable en un mundo de lujo. Las únicas veces que lo he visto sonriendo de verdad han sido mientras volaba o navegaba. Y cuando no está haciendo eso está trabajando. O cogiendo. La idea me hace acordar que la Srta. Leila Williams va a venir el fin de semana.

Llegamos al garaje, Grey se dirige directamente al elevador y se va. Hago un reconocimiento rápido del lugar, reconozco todos los autos estacionados. Nada fuera de lugar esta noche.

Pasa la media noche.

Gail ya debe estar durmiendo Ella ha dejado una luz encendida en la cocina del personal para mí con un vaso de leche y un plato con galletitas.

Dios, amo a esta mujer!

Debajo de las galletas hay una nota. Ha escrito una sola palabra:

Cansado?

Para nada!,,,

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Únete para Participar:)

Entrar

Comentarios

This reply was deleted.