Su nombre es Leila Williams. Eso dice en el reporte de seguridad que Welch ha enviado.
Tiene 27 años, es una estudiante de arte de medio tiempo, trabaja en una pequeña galería de arte en Belltown a más o menos 5 cuadras de Pike Market. Ha firmado el NDA y el jefe tiene una cita con ella a las 8… bueno, una entrevista, de hecho. Su fotografía demuestra a una mujer bonita, con cabello castaño a la altura de los hombros y ojos marrones.


Tiene en su expediente ofensas menores contra la ley por andar borracha en la vía pública y por posesión de marihuana, pero ambos delitos fueron cometidos en su adolescencia. Nada después de eso. Se mudó hacia esta zona desde la Costa Este hace 3 años y ha trabajado permanentemente desde su llegada.
Entonces porque carajos quiere ser la sumisa de Grey?
He alquilado un ambiente común en un barrio de oficinas de bajo perfil. Obviamente no la podía ver en su oficina, tampoco en su casa en Escala hasta que haya decidido que la quiere. Los hoteles están fuera del alcance para el “soltero solitario” Christian Grey: no cuando quién sabe algún paparazzi podría estar merodeando detrás de las putas plantas decorativas del hotel, esperando por su ticket de lotería ganador.


He trabajado para tipos ricos desde que me metí a ser Seguridad Personal. Grey no es el primero que usa prostitutas, y no sería la primera vez que me hayan pedido encontrarlas. Algunas vagabundas que he conocido, profesionalmente, claro, son personas educadas, racionales que ven la actividad como una simple transacción basado en las fuerzas del mercado: tienen algo que vender; alguien está dispuesto a pagar bien por ello. Están bien vestidas, bien arregladas y manejan los autos más caros que los que podría permitirme.

Y también he visto el otro lado de la moneda: sucias, mal trajeadas, adictas, aquellas que evitaría cruzarme en la calle.
Te sorprendería la cantidad de hombres cuyas vergas se ponen duras solo de pensar en ese tipo de viaje: ser temerario e imprudente no les hace justicia. Me encuentro con un hombre que actúa de esa forma y me largo. No puedo proteger a un hombre que busca esa clase de peligros. O quizá me estoy engañando a mí mismo: No puedo trabajar para un hombre que toma ventaja de una mujer de esa forma para usarla y desecharla.


Todo lo relacionado con las cosas de Dom/Sum no es algo que comprenda. Ni siquiera tenía idea de que había una diferencia entre eso y el Sado/Maso hasta que comencé a trabajar para Grey. Vivir para aprender.
No es que hayamos hablado al respecto. No es el hecho de que me acerque al jefe y le diga
“Hola señor! Que se cuenta? Así que esa putilla a la que va a darle, cómo funciona el tema?"
No, yo escucho, presto atención, y hago mi maldita tarea.

Resulta que Grey ha tenido este… tipo de relaciones desde siempre. Mantiene expedientes en un cajón cerrado con llave en su escritorio. He visto los expedientes. La Williams es el número 12. y sabes qué? todas las otras sumisas también tienen cabello castaño y largo. Lo que es un alivio. Y ahora me doy cuenta por qué Gail, Andrea, y todas las mujeres en la cercanía de Grey de una manera profesional son rubias. Lo hace para que no le resulten atractivas.
Por puta suerte!


Sacarle la mierda a tu jefe por mirar demasiado a tu mujer no es una forma inteligente de dirigir tu carrera. O la mujer que podría ser tu mujer. Mi mujer.
Vengo trabajando para Grey ya por 2 meses y no le llegado a ninguna puta conclusión con Gail. Ella es amigable, conversamos, nos reímos juntos… y ya. He revisado mi contrato con Grey otra vez y no hay nada que hable de las relaciones entre sus empleados.


Pero igual no estoy seguro de que vaya a despedir mi trasero si sucede algo entre Gail y yo. Por mi parte no me importa mucho, pero si hago que despidan a Gail… bueno sería una cagada monumental.
Así que un miércoles de Junio por la noche, un par de semanas antes del cumpleaños número 24 del jefe, lo estoy llevando a su entrevista.
Que me parece? No me tiene que parecer nada, es mi trabajo.

Pero debo aceptar que es raro para mí, porque sé lo que quiere hacer con esta mujer. -o mejor dicho LO que le quiere hacer.
Si se la quisiera coger amarrada, supongo que podría aceptarlo. Después de todo es consensuado. No estoy seguro de su posición legal respecto a esto, sería algún tipo de prostitución?... Perdóname que busque por mi jodido título de abogado- pero el tema es que además de tirársela, sé que quiere sacarle la mierda a golpes, o sea, he visto toda la mierda que cuelga en su cuarto de juegos: correas, látigos, cadenas, bastones, esposas y cosas que no quiero ni pensar en lo que son.


Bueno, entiendo las esposas, pero por qué un hombre quiere lastimar a estas mujeres de esa forma. Cuál es el motivo que lleva a Grey a esto?
Él es un puto maniático del control en el trabajo, pero gracias a ello mucha gente tiene cómo pagar sus hipotecas todos los meses.
Para los que trabajan duro y cumplen sus metas, él es generoso hasta el pecado. Y sé que es sincero acerca del proyecto de WSUV para alimentar al mundo Aparte paga por la tutoría de Sophie en un destacado colegio; incluso la perra de su madre tiene que admitir que esa mierda es buena.
La verdad es que Grey está cagado, pero al menos él lo sabe. Alguna mierda muy mala le ocurrió cuando era un niño, y he notado que no deja que nadie lo toque, ni siquiera su familia. No lo abrazan, no le dan palmadas en la espalda. Bueno Mia tiende a abordarlo de golpe como un defensa de los Mariners, pero de todas formas me he dado cuenta que tiene cuidado, solamente toca sus brazos.
La excepción a la regla es la Lincoln. La que fuera que haya sido la historia entre ellos dos, me apuesto el último centavo que ella es parte de esa cagada. Sin duda ella es la que lo metió en la escena del BDSM.


Hago un rápido reconocimiento de la oficina y lo escolto adentro. La última persona en ese momento son: un agente de seguridad que pasa sin pestañear, y un tipo de mantenimiento de apariencia latina, quien lleva audífonos mientras hace lo suyo.
Cuando la Williams llega parece nerviosa y más joven de lo que mostraba su foto. Ella es muy guapa, aunque un poco delgada para mi gusto. Prefiero a una mujer con curvas como…
Pon la cabeza en tu puto trabajo, Taylor! (Me gruño desesperadamente a mí mismo)
La llevo hacia la oficina que renté y espero afuera.
No puedo evitar preguntarme que tipo de preguntas le hará Grey. Alguna pendejada donde el jefe pregunta a su personal si le dan por el culo, como si fuera la descripción de su trabajo. Algunos jefes no se molestan en preguntar.
Cuarenta minutos más tarde ella sale viéndose bastante complacida consigo misma así que me imagino que el trato está hecho.

En el auto de vuelta a Escala, Grey me pide que ordene al concesionario un nuevo Audi A3 en azul, asegurado a nombre de ella y entregado en su departamento en el vecindario de Broadview.

No me quedan dudas de por qué se veía tan jodidamente complacida. Ojala se sienta igual después de que le saque los 7 tonos de mierda que quiere.

Leyendo en la internet, me doy cuenta de que hay mujeres a las que les gusta esa mierda.
No entiendo el por qué. Incluso hay lugares, clubes nocturnos en Seattle donde las mujeres le pagan a los hombres para que las golpeen y después las cojan.

Será que estoy en el tipo de trabajo equivocado?

Sospecho que el jefe solía ir a lugares como este, pero sería demasiado riesgoso hacerlo ahora con su mega fama y su tendencia mega controladora actual.

Grey se dirige directo a su oficina en cuanto llegamos.

Yo me dirijo directo a la cocina del personal para mi dosis de Gail.

Ella me sonríe apenas me ve, y de repente es como ver el sol en una mañana nublada de Seattle. No puedo evitar sonreírle.

-Hola Jason, como te fue hoy?

-Más o menos, tirando a lo aburrido. Y el tuyo?

Se ríe. -Bueno, quizá pueda levantarte el ánimo con un Linguini alla Puttanesca.

-Suena bien, Gail. Todo lo que cocinas es buenísimo.

-Muy gentil, Jason! (Me alcanza un vaso y una botella de cerveza) Aunque creo que ser atento no está en tus tareas laborales.

Suspiro pensando en ciertas de las mierdas extrañas que aparecen entre mis tareas laborales.

-Que sucede?

Estoy debatiendo si decirle acerca de la Williams, pero pienso que se enterara de cualquier forma, tarde o temprano.
-El jefe ha conseguido otra de sus mujeres… una nueva… sumisa
-Oh!

La expresión de su cara decae. Puedo ver que ella siente igual que yo respecto a esto. Luego suspira.
-Bueno, supongo que era de esperarse. Pero no entiendo: por qué un hombre joven y agradable como el señor Grey tiene la necesidad de… bueno, tú sabes. Tiene un corazón tan bueno, sinceramente no entiendo de donde sale toda esta… oscuridad

Creo que tengo una mejor idea de la situación que Gail, pero no quiere decir que lo entienda.

-Gail, puedo hacerte una pregunta?
Me mira ansiosa, con sus grandes ojos azules, ahora curiosos.

-Claro Jason. Lo que desees.
-Bueno, me preguntaba, que fue lo que el jefe te dijo de… estas mujeres… y de su…hmmm... cuarto de juegos?

Por un breve momento me parece ver un aire de decepción, pero se desvanece tan rápido que no puedo asegurarlo.

-Bueno, cuando hice la entrevista de trabajo, firme el NDA, claro…

Por supuesto

-Y tuvimos una entrevista común. Me pregunto acerca de mis trabajos anteriores, por qué dejé mi último trabajo y cosas por el estilo. Pensé que era un joven agradable, serio, formal. Me explico que el vivía acá solo, pero que planeaba contratar más personal para su seguridad...pero eso fue todo. No tenía ningún familiar viviendo con el: no tenía ni esposa ni hijos... Sabía que la posición requería que viviera aquí durante la semana, y que podría necesitar que me quede ocasionalmente algunos fines de semana, y que lo acordaríamos con anticipación. Me haría cargo de la casa: organizando las compras, la cocina, la mayor parte de la limpieza y también organizaría el mantenimiento general de la casa. Tú sabes, lo habitual.

Hace una pausa.

-Admito que estaba un poco nerviosa acerca de trabajar para hombre tan joven, No estaba segura de si él… intentaría algo. Especialmente porque estaría viviendo sola con él por varios meses para comenzar. Pero después el mencionó que tenía una invitada que venía los fines de semana. Y por supuesto me quito un peso de encima, pensé que se refería a una novia.

Suspira. -Caray, y después dijo lo siguiente, nunca lo olvidare: “mi invitada del fin de semana es una empleada, una empleada especial... La Srta. Saunders no tiene ningún tipo de relación con mi familia ni con mis negocios”. Me sorprendió, pero no me shockeo como te debes estar imaginando: uno ve muchas cosas… excéntricas siendo un ama de llaves… así como tú, no es así Jason.

Asiento… la puta realidad.

-Entonces el señor Grey me sugirió que le eché un vistazo al departamento así me daba una idea de ´a lo que me estoy metiendo´. Esas fueron sus palabras. Estaba encantada de ver que el departamento era moderno, luminoso y ventilado; ambas cocinas, la principal y la del personal estaban muy bien equipadas, un placer para trabajar. Y lo siguiente fue… que entre a su cuarto de juegos.

Mueve la cabeza, incrédula, recordando su sorpresa.

-Me sentí como Alicia, cayéndome por el agujero del conejo del cuento. Mi reacción inmediata fue que yo no podría trabajar para él. Así que fui su oficina y le dije que no podía aceptar el trabajo. No parecía sorprendido, pero me pidió que le explicara la razón en mayor detalle. Casi me voy… pero imagino que estaba curiosa de saber cuál sería su razonamiento. Me dijo que su cuarto de juegos era puramente para su uso personal y el de su invitada, y que todo lo que sucedía en esa habitación era consentido. Dijo que en esa habitación solo eran ellos dos y que jamás serían más de ellos dos. También me aseguro que nuestra relación sería pura y exclusivamente profesional. Pero tenía mis dudas. Así que le dije que lo iba a pensar a fondo. Pero sinceramente no tenía intenciones de aceptar el trabajo. Nos dimos la mano y me fui.
-Y que hizo que cambies de idea. (Mierda, estoy tan curioso ahora)
-Conocí a su madre. La doctora Trevelyan acababa de llegar justo cuando yo me estaba yendo. Él fue tan dulce con ella, y ella era tan… bueno, amorosa y normal. El señor Grey nos presentó y ella me sonrió y dijo que se era muy bueno saber que habría alguien que cuide de su niño. Y por supuesto, el señor Grey se río y le volteó los ojos. Fui a casa y pensé en todo muy muy a fondo. Y finalmente me decidí en probar el mes acordado… y bueno… acá estoy…

Sonríe. Y yo estoy asombrado: es una mujer valiente.

-Pero ahora yo tengo curiosidad, Jason: cuál fue tu primera impresión?

Me ha puesto en aprietos. Decido ser honesto.

-Creí que era un retorcido hijo de puta.

Gail se sorprende y después ríe.

-Bueno, bastante.

-Y si había algo ilegal o si se metía con niños, o… cabras o algo así… Me largaba

Creo que debo haberla impresionado con mis expresiones porque ahora se está riendo fuertemente. Y no puedo evitar reírme yo también.

-Cabras? (dice ella, con los ojos bailando con humor)

-Si (digo riendo), No cabras!

-No cabras! (y es un acuerdo entre ella y yo)

Levanto la mirada y veo a Grey parado en la puerta mirándonos. Me pregunto que tanto ha oído, pero no parece preocupado.

-Oh, buenas noches señor Grey (dice Gail) Me temo que el señor Taylor no está muy entusiasmado con mi receta de cabra al curry.

Por poco y me ahogo con la cerveza.

Grey hace una cara. -No puedo asegurar que la cabra al curry sea uno de los platillos que quisiera ver en su menú Señora Jones.

-Claro que no, señor (dice ella con una cara muy seria) No a las cabras.

Hay una pausa incomoda mientras yo miro mi cerveza como si fuera la última bebida en el desierto.

-El linguini alla puttanesca estarán listos en cinco minutos, señor Grey. (Dice sonriéndole amablemente)

-Gracias Señora Jones, eso suena excelente. Y me gustaría que después revisemos los menues de la semana.

-Por supuesto señor. (Dice ella)

Él se va y no puedo evitar pensar en lo solitario que debe sentirse escuchar la risa de otras personas en tu propia casa, pero sabiendo que no estas incluido. Que tema! Levanto la mirada y Gail sigue sonriéndome, distrayéndome de mis pensamientos.

-Jason, puedo hacerte una pregunta (dice)

-Algún día me invitarás a salir?

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Únete para Participar:)

Entrar

Comentarios

This reply was deleted.