Muchos de los hombres que han estado en servicio tienen pesadillas: mierda real para gritar y putadas asi. Pero nada es comparable a como me siento al pensar en pasar una tarde en un yate pequeño con cierta Srta Mia Grey.

 Para comenzar, no soy un buen marinero. Si, si, lo se, “un ex-marino tiene agua de mar en sus venas”. Pero hay una gran diferencia entre estar en un buque naval de 40,000 toneladas y una puta canoa de 33 pies con una adolescente cuyas hormonas estan más alborotadas que un tanque armado de division cuya mirada dice ven-a-mi-cama como una luz intermitente de neon.

 

-Hola Taylor! Como estas?

-Bien, gracias, señora.

-Va a ser tan divertido ir a navegar, no? Te gusta navegar? Me encanta navegar. Es una de mis cosas favoritas en el mundo entero. A Christian le encanta navegar tambièn, no Christian?

No se molesta en responder, pero lo puedo ver volteandole los ojos.

He conocido a toda la familia Grey en masa por la primera vez. Un dia familiar de alegría forzada no es mi idea de diversion, bueno, no lo es desde que me divorcié, pero los Grey parecen llevarse lo suficientemente bien. De hecho es un poco raro ver a mi jefe soltarse de gran manera. Juro, de hecho que lo he visto sonreír, aunque solo ha sido una vez.

Hice un chequeo rápido al yate de la familia una vez para asegurarme que no habia nada obvio de que preocuparse pero todo se veia bien. Mira, estoy intentando mantener el puto espíritu del momento, OK? Pero Grey ha intuido que no estoy bien con todo esto.

-Algun problema, Taylor?

-Hmm, creo que mejor me quedo con los vehículos en tierra, señor. Digo nervioso, parpadeando en direccion a las Srta Grey, quien me manda un beso MIENTRAS MI JEFE ESTÁ MIRANDO, CARAJO!

Entrecierra los ojos y creo que tiene todo el derecho de despedir mi trasero si quiere, pero

en vez de eso, dice:

-Buen punto, Taylor. Te veo en un par de horas

Caramba, estuvo muy cerca.

Mia le hace pucheros a Grey. Pero en serio que le esta haciendo pucheros. Veo que su madre esta hablando con ella.

Francamente, si yo fuera su padre, compraria una bola de acero con una cadena y una escopeta, y contrataria a un guardaespaldas las 24/7: una guardaespaldas mujer, ex-soviética, podria ser una de esas que donde pone el ojo-pone la bala. Quiza.

El señor Grey padre, viene a conversar conmigo. Yo no hago conversación. Pero soy educado y contesto a sus preguntas de abogado de trasero inteligente de una forma neutral.  No me interesa si usted es el padre de mi cliente, igual no le voy a decir un carajo. Extrañamente el parece complacido con mis respuestas taciturnas y tengo la sensación de que he pasado un cierto tipo de prueba con el.

Obviamente le tiene mucho cariño a su hijo pero todos son un poco formales con él: no lo abrazan, ni siquiera su madre. Aunque la pequeña srta Grey parece seguir su propio tipo de reglas. No me sorprende. Lo abraza lo suficientemente fuerte como para tumbar a un defensor de futbol americano, pero el solo le sonríe, lo cual es algo dulce. Estoy viendo a mi cliente desde un ángulo completamente nuevo el día de hoy.

El hermano mayor, Elliott Grey, aparece. El no tiene expediente, por supuesto, pero Welch me ha dado todos los datos básicos. Tiene su propia compañía de construcción, pero lo que es inusual, parece que no tiene necesidad de corromper a nadie para cambiar las leyes zonales por la mierda del medio ambiente, paneles solares y casas de carbón. Le gustan las mujeres. Muchas mujeres.

Pero es como trata a su hermano lo que casi hace que me desmaye de la sorpresa.

 -Hola hermanito, ya mojaste o todavia estas en cero. Ya pronto vas a cumplir 24, va siendo hora de que rompas los votos. Estoy seguro que puedo encontrarte una linda universitaria para que vayas practicando, o universitario, lo que sea que te guste.

 Que?

 -Vete a la mierda Elliot (dice Grey, sin estar particularmente fastidiado, solo un poquito irritado)

 No puedo evitar mirar a mi cliente mientras se convierte en obvio el hecho de que su familia no tiene ni la más puta idea de su estilo de vida. Su propio hermano cree que es virgen, la mierda, y encima por lo que suena, ni siquiera esta seguro de que sea heterosexual.

Caramba, esto lleva el concepto de “secreto” a un nivel totalmente nuevo. Quiero decir, cómo es que se las ha arreglado para esconder el hecho de que tiene un “cuarto de juegos” en su departamento? No puedo creer que la Srta Grey no haya pasado por el departamento como un torbellino andante. Bueno, supongo que no. Me abre los ojos.

Por medio de mi visión periférica me doy cuenta de que Grey me esta observando, pero mi cara sigue con una expresión neutral: no señor, no doy nada a demostrar.

Grey deja que su propio hermano lo moleste insinuando que pueda ser gay. No entiendo eso para nada. O sea, se ha cogido a la tal Srta Saunders por 5 horas seguidas, sin descanso, y no tiene una palabra que decirle a su hermano que piensa que es todavía virgen.

Nop. No me cierra, para nada. O sea, uno no comienza a tener relaciones S&M de la nada, no es así? Por lo que sé, Harvard tiene fraternidades con clubs de S&M. Nunca salió con nadie? Obviamente no, si no su propia familia sabría que no es gay. Aquí hay algo raro, todavía más raro. Es obvio que a él le importa su familia, y veo que lo quieren, pero no se podria decir que son apegados, ellos no saben nada de su vida. O sea, Cristo, lo he conocido por una puta semana y lo conozco muchísimo mejor de lo que ellos lo hacen. No, no es de mi incumbencia, excepto que vaya a interferir en cómo realizo mi trabajo.

La otra cosa que me sorprende es que ha dejado a la Saunders a cargo de su departamento mientras él ha salido. Para un tipo tan obsesionado con la privacidad, con tan buenas razones, no parece estar minimamente preocupado por eso.

Una vez que los Grey se retiran, me paseo por el malecón mirando los botes y los yates de motor hasta que encuentro un bar con una clara vista de el puerto completo. Leo el periódico y tomo un café. No esta mal, pero no es bueno como el de Gail. Me pregunto que estara haciendo este fin de semana. Me pregunto si esta con su esposo.

La sola idea me arruina el humor, así que leo las páginas de la sección deportiva, y desearía haber traído un libro. Me gusta Huxley by  Burguess, pero cuando era chico me leía todas las novelas de Rider-Haggard. Un poco por eso es que me enlisté en la Marina - en búsqueda de más de las aventuras que podía encontrar en un pueblecito pequeño de Idaho, supongo.

La familia feliz regresa un par de horas después y Grey se las arregla para no dejarme solo con su hermana. Me pregunto si me dedicara algunas palabras al respecto en el auto, pero no me dice anda una vez allí. Parece preocupado, perdido en sus pensamientos.

Cuando regresamos a Escala me da el resto del día libre. Asumo que se ira a su cuarto de juegos, pero en lugar de eso se dirige a su oficina. Parece adicto al trabajo: tirar y navegar parecen ser una forma suya de soltar tensión. No parece beber mucho, no fuma, y se cual es su posicion acerca de las drogas. Todos sus empleados tienen una cláusula estricta regla de tolerancia cero y directo al despido en sus contratos, incluido yo. No necesito drogas. Mi droga es la vida.

Como tengo la tarde libre, me voy a tomar una cerveza, ver un par de partidos en un bar deportivo que he visto en el camino, voy a hacer cosas simples y regulares de cualquier persona, cuando en eso veo a la mujer Saunders espiandome cerca a la puerta. No me gusta el hecho que haya venido al área del personal. Esto es un lugar privado, Largate al carajo!

 

-Señora?

-El Am… Señor Grey ya regresó?

-Sí señora.

 Ella ya lo sabe, ha pasado en frente de su maldita oficina.

 -Puedo preguntarte Algo …  respecto al señor Grey?

-No, señora, no puede.

-Oh! no le diré que he hablado contigo.

 Que fastidio esta situación! Tengo que cortarla.

 -Señora, no tengo nada que decirle.

 Derepente veo a Grey parado en el pasillo de entrada. Su cara está pálida de la furia. La Saunders se pone blanca cuando lo ve.

 -Cuarto de juegos (le gruñe)

 Se aparta aterrorizada. Y la expresión en la cara de Grey es para cagarse del miedo, como si estuviera colgado de su auto control por un solo hilo. Me siento mal por lo que quiera que sea que le vaya a pasar a la Saunders, pero ella siempre puede decir que no.

Miro a Grey neutralmente, esperando a que me diga algo. pero veo que su furia se ha disipado un poco en lo que se da vuelta y se va.

Mierda, estoy tan contento de estar fuera del departamento por las próximas horas. Cuando vuelvo, el lugar parece tranquilo. Miro las cámaras de CCTV, como por hábito, y veo que el Audi azul de la Saunders no esta en el garaje. No se si se fue, o la echó.

Me despierto a las primeras horas de la mañana con el sonido del piano que viene desde el salón principal. Me vuelvo a dormir bajo la música de Chopin.

El domingo pasa sin mayores eventos: Grey está de mal humor, pero eso no es nada nuevo. Se las agarra con sus hojas de cálculo y un pobre tonto al que lo oigo gritar por el telefono. Cerca de la hora de almuerzo, algunas personas de una compañía de mudanzas llegan a vaciar sacar todas las pertenencias de lo que fue la habitacion de la Srta. Saunders.(foto moving) y Grey me comunica que ella ya no esta en la lista de visitantes permitidos. Hasta la vista Miss Saunders. Luego el ingeniero llega a arreglar los problemas que había con el cableado de aquella salida de emergencia que habia estado dando problemas, pero el dia se arrastra lentamente.

Así que me siento en mi oficina, ya con los ojos vidriosos de leer más expedientes del personal de Grey, cuando por la cámara de CCTV veo que ha regresado Gail. Que mierda! Me irrita estar tan contento de verla. Por lo que yo entiendo, ella es alguien más que ha estado jugando a la familia feliz este fin de semana. Pero no puedo evitarlo: Salgo al vestíbulo a recibirla cuando salga del elevador.

Ella se sorprende al verme, pero muestra esa enorme y radiante sonrisa suya, y yo no puedo más que sonreírle de vuelta.

 

-Hola Jason! Que agradable que vengas a recibirme. Tuviste un buen fin de semana?

Se que esta siendo educada, pero su voz es tan dulce y cálida, que se siente personal. De pronto recuerdo que me ha hecho una pregunta.

-Ha pasado, Gail, solamente ha pasado.

Ella me sonrie con simpatia

 

-Bueno, creo que estás listo para cambiar los cortes de fiambre, no es así?Qué te parece risotto con chorizo para la cena?

-Caramba eso suena muy bien, gracias, Gail.

Ella me regala esa hermosa sonrisa una vez más.

 

-Y como esta el Sr. Grey?

-Preocupado. La Srta Saunders se ha ido: su ropa ha sido retirada.

-Oh caramba. (suspira)

 

Y es todo lo que dice.

Derepente el boton del elevador suena: alguien esta subiendo. Alguien de la familia de Grey, quizá? Pero mejor averiguo.Así que corro a mi oficina y veo a las camaras de CCTV.

Es una mujer rubia en la segunda mitad de sus treintas. Supongo que esta en la lista de los permitidos, ella debe ser la Sra Lincoln. No se como encaja este personaje, pero parece ser cercana a Grey si tiene los còdigos del garaje y de ascensor.Quizás otra de sus amigas de cuarto de juegos? Se que le gustan las rubias.

Paso cerca de Gail camino al àrea del personal mientras regreso a recibirla al elevador.

 

-Es la Sra Lincoln. (le digo)

 

Su boca se tensa un poco. -Ya veo - dice. Y deduzco por este gesto que a Gail no le gusta esta mujer por algún motivo. Interesante.

Toco la puerta de la oficina de Grey.

 

-Que? (me escupe)

-La Sra. Lincoln esta subiendo.

-Oh que mierda! y ahora que quiere! Mierda! Que pase.

 

Obviamente esta encantado de verla.

Las puertas del ascensor se abren y la Sra Lincoln sale. Es impresionante, de una manera fría, clínica.


Figura perfecta; arreglada, cabellera de salon, ropa cara de diseñador; aretes de diamante reales. Sus ojos azul frio me miran analiticamente, mientras que sus labios hinchados como si una avispa los hubera picado, se curvan en una sonrisa. Es buena fingiendo sinceridad.

 

-Buenas noches, Sra Lincoln. El Sr. Grey esta en su oficina, Sra.

-Oh, gracias Taylor, verdad?

 Y ella sabe quien soy

 -Si, señora.

 

Ella sonríe una vez más, pero hay algo poco placentero y frío sobre la sra Lincoln. Su expresión es como la de un tiburón, depredadora.

Escucho a grosso modo el intercambio de palabras mientras ella entra a la oficina de Grey.

 

-Buenas noches Christian.

-Que quieres Elena? Estoy trabajando.

 La respuesta de Grey es poco afable, casi infantil.

 

-Solo pasaba a visitar a un viejo amigo, Christian. Me vas a ofrecer algo de tomar?

Parece que la Sra L. no esta intimidada por Grey, a diferencia de la mayoría de gente.

El se dirige al salón principal y yo a mi oficina. Puedo oír el tono de sus voces, pero no exactamente sus palabras. Parece como si ella lo estuviera regañando acerca de algo y el se lo esta comiendo. Estoy intrigado.

Miro a través de los expedientes en los gabinetes, asi como los archivos electronicos. No hay ningún expediente de ella, solamente una referencia acerca de un acuerdo de negocios que Grey tiene con la Sra Lincoln. Estoy interesado en ver su cadena de salones de belleza. Simplemente no encaja con sus otros negocios de interés. Puede que sea un socio silencioso.

Mi estomago suena, recordandome de la oferta de comida que me hizo Gail. Voy a la cocina, atraído por el delicioso olor que emana. Pero la actitud de Gail es dura y esta chocando cosas y haciendo ruido, muy poco ella.

 -Realmente no soporto a esa mujer! (me dice entre dientes ajustados)

-La Sra Lincoln?

-Quien más?! (revienta)

 Me sorprende. Por qué esta enojada conmigo? Malditas mujeres!

 -Oh lo siento Jason (se disculpa de inmediato) Es solo que ella me saca de mis casillas. Ya se, ya se que no es de mi incumbencia a quién recibe el Sr. Grey, pero hay algo tan frío y calculador respecto a ella. Y la forma en que lo mira, pretendiendo ser toda dulce y radiante cuando realmente…

 Se detiene.

 -Ay, escuchame, no debería hablar de esto, por favor, olvida todo lo que he dicho, Jason.

-Tus secretos estan bien guardados conmigo, Gail. (todos, los que fueran)

Ella suspira - Gracias. Realmente no debería hablar de la amiga de la Dra Trevelyan de esta forma.

-La Sra Lincoln es amiga de la madre del señor Grey?

-Bueno, si, al menos es asi como me la presento. La Dra. Trevelyan mencionó que el señor Grey hizo un trabajo en el patio de la Sra.Lincoln cuando el estaba en el colegio. Como un trabajo de fin de semana por o visto. Creo que fue así como se conocieron.

Parece confundida. -Es asi, verdad?

-No tengo la minima idea (digo, de alguna forma muy poco genuina). Gail frunce el ceño y busco la forma de cambiar de tema.

 

-Cómo estuvo tu fin de semana?

-Oh, relajado, gracias. Algo así como el tuyo. Creo! (sonrie ,arqueando una ceja). 

 Decido intentar llegar un poco más lejos.

 -Que hiciste?

-Me relajé, leí algunos libros, fui a caminar por la costa. No mucho.

-Suena muy bien, Gail.

 

Ella aún no ha mencionado a su esposo. OK, hora de jugar o pagar

 -Fuiste a caminar con el Sr. Jones?

 Ella parpadea hacia mi. Sus dulces ojos azules, se nublan. Mierda!

 -Mi esposo murio hace 5 años… Pensé que lo hubieras visto en mi expediente, Jason

-Yo… no he leido tu expediente, Gail.

-Oh…(pausa y sonríe) Ya veo.

 

Me doy cuenta que la estoy mirando: su sonrisa va desapareciendo lentamente y su respiración se queda en la garganta. Doy un paso hacia adelante y entonces el puto intercomunicador de mierda suena.

Gail parpadea dos veces y contesta.

-Si, Señor Grey… Se lo llevo enseguida.

 Sonríe dulcemente y se ocupa de la cocina, ruborizada. Muevo la cabeza. Que carajo estas haciendo Taylor? Ella es del personal! Tu eres del personal! Quieres que pierda su trabajo?! Mierda!

Regreso a mi oficina y me reincorporo. Es una puta regla de oro.: nunca, nunca te tires a tus compañeras. Por supuesto, eso no era un problema en la Marina.Quizás debiste haberte metido a un puto monasterio entonces, Taylor.

Para aclarar mi mente, pienso en lo que me dijo Gail acerca de la Sra Lincoln y lo que he leído en su expediente: es una amiga de la familia; el tiene negocios con ella; ella no está intimidada por él; la forma en que lo regaña; tiene acceso de su código privado; es fría y autoritaria; él trabajo para ella cuando fue adolescente; ella es una puta que asusta… y de repente lo comprendo. Todo el tema de S&M, razón por la que Grey aparentemente nunca tuvo novia, la razón por la cual su familia no sabe de su estilo de vida retorcido. Todo suma en una sola dirección: la Sra. Elena Lincoln.

Mierda.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Únete para Participar:)

Entrar

Comentarios

This reply was deleted.