EsFemenino.com

No Incites a la fiera!

Liberado por Christian Grey

Pag.9

ti. Me has hecho tan feliz con la noticia… Y soy muy feliz por
teneros aquí.
—Sí, mamá. Gracias. —Le doy un beso rápido en la mejilla—.
Estamos cansados, nos vamos a la cama. Buenas noches.
—Buenas noches, Ana. Gracias —dice y la abraza un
momento. Tiro de la mano de Ana mientras Mia pone «Wild
Thing» para que la cante Carrick.
Eso sí que no quiero verlo.
Enciendo la luz, cierro la puerta de mi dormitorio y estrecho a
Ana entre mis brazos, buscando su calor y tratando de olvidar las
feroces palabras de Carrick.
—Oye, ¿estás bien? —murmura—. Pareces preocupado.
—Solo estoy enfadado con mi padre, pero eso no es ninguna
novedad. Todavía me trata como si fuera un adolescente.
Ana me abraza con más fuerza.
—Tu padre te quiere.
—Pues está noche está muy decepcionado conmigo. Otra
vez. Pero no quiero hablar de eso ahora.
La beso en la coronilla y ella echa la cabeza hacia atrás para
mirarme fijamente, con una mezcla de empatía y compasión en
sus ojos brillantes, y sé que ninguno de los dos quiere resucitar el
fantasma de Elena… la señora Robinson.
Rememoro lo que ha pasado esta misma tarde cuando Grace,
en todo su furor vengativo, ha echado a Elena de la casa. Me
pregunto qué habría dicho mi madre, en aquella época, si me
hubiera pillado con una chica en mi habitación. De pronto
experimento la misma excitación adolescente que sentí el fin de
semana pasado cuando Ana y yo nos escabullimos aquí durante
el baile de máscaras.
—He metido a una chica en mi habitación. —Sonrío.
—¿Y qué vas a hacer con ella? —La sonrisa a modo de
respuesta de Ana resulta muy sugerente.
—Mmm. Todo lo que quería hacer con las chicas cuando
era adolescente. —Pero no podía. Porque no soportaba que me…