EsFemenino.com

No Incites a la fiera!

Liberado por Christian Grey

Pag.18

…nada a este matrimonio excepto mis préstamos para la universidad.
Nena, te tendré de la manera que sea. ¡Eso ya lo sabes!
—Anastasia, si me dejas te lo puedes llevar todo. Ya me has
dejado una vez. Ya sé lo que se siente.
—Eso no tiene nada que ver con esto —susurra, frunciendo
el ceño de nuevo—. Pero… puede que seas tú el que quiera
dejarme.
Ahora no dice más que tonterías.
—Christian, yo puedo hacer algo excepcionalmente estúpido
y tú… —se calla.
Ana, eso me parece muy improbable.
—Basta. Déjalo ya. Este tema está zanjado, Ana. No vamos a
hablar de él ni un minuto más. Nada de acuerdo prematrimonial.
Ni ahora… ni nunca.
Trato de pensar en algo que nos haga volver a un terreno
seguro y entonces me viene la inspiración. Me vuelvo hacia
Grace, que está retorciéndose las manos y mirándome con
nerviosismo, y le digo:
—Mamá, ¿podemos celebrar la boda aquí?
La expresión de su rostro pasa de la alarma a la alegría y la
gratitud.
—Cariño, eso sería maravilloso. —Y añade, como si acabara
de caer en ello—: ¿No queréis casaros por la iglesia?
Le lanzo una mirada elocuente y cede de inmediato.
—Nos encantaría que os casarais aquí, ¿verdad que sí, Cary?
—Sí, sí, por supuesto. —Mi padre nos sonríe a Ana y a mí
con aire afable, pero no puedo mirarlo a la cara.
—¿Habéis pensado en una fecha concreta? —pregunta Grace.
—Dentro de cuatro semanas.
—Christian, ¡eso no es tiempo suficiente!
—Es tiempo de sobra.
—¡Necesito al menos ocho semanas!
—Mamá, por favor…
—¿Seis? —implora.
—Eso sería estupendo. Gracias, señora Grey —interviene…