EsFemenino.com

No Incites a la fiera!

Liberado por Christian Grey

Pag.17

—No —le digo, tratando de tranquilizarla.
—Christian… —dice papá.
—No voy a discutir esto otra vez —le suelto. Abre la boca
para decir algo—. ¡Nada de acuerdos prematrimoniales! —exclamo con tanta vehemencia que se calla.
¡Cierra la puta boca, Carrick!
Cojo el periódico y leo la misma frase del artículo sobre la
situación bancaria una y otra vez mientras sigo echando humo
por las orejas.
—Christian —susurra Ana—. Firmaré lo que tú o el señor
Grey queráis que firme.
Levanto la vista y la veo mirarme con ojos suplicantes, con el
reflejo de unas lágrimas no vertidas aún.
Ana. Déjalo.
—¡No! —grito, implorándole que deje el tema.
—Es para protegerte.
—Christian, Ana… Creo que deberíais discutir esto en
privado —nos regaña Grace, mirando a Carrick y a Mia con
cara de enfado.
—Ana, esto no es por ti —murmura papá—. Y por favor,
llámame Carrick.
No intentes congraciarte con ella ahora. Estoy a punto de
estallar en cólera cuando, de pronto, parece haber un arranque
de actividad frenética: Mia y Kate se levantan de un salto para
recoger la mesa y Elliot pincha rápidamente con el tenedor la
última salchicha de la fuente.
—Yo sin duda prefiero las salchichas —exclama con forzada
naturalidad.
Ana se está mirando las manos. Parece muy triste.
Joder, papá. Mira lo que has hecho.
Alargo el brazo, le agarro suavemente las dos manos con la
mía y susurro, para que solo ella pueda oírme:
—Para. Ignora a mi padre. Está muy molesto por lo de Elena.
Lo que ha dicho iba dirigido a mí. Ojalá mi madre hubiera
mantenido la boca cerrada.
—Tiene razón, Christian. Tú eres muy rico y yo no aporto….