EsFemenino.com

No Incites a la fiera!

Liberado por Christian Grey

Pag.10

tocasen—. A no ser que estés demasiado cansada… —Recorro
la suave curva de su cuello con el nudillo.
—Christian, estoy agotada. Pero excitada también.
Oh, nena… La beso rápidamente y me apiado de ella.
—Creo que deberíamos dormir y ya está. Ha sido un día
largo, vamos, te meteré en la cama. Date la vuelta.
Obedece y busco la cremallera de su vestido.
Mientras mi prometida duerme plácidamente a mi lado, envío
un mensaje de texto a Taylor y le pido que nos traiga una
muda de ropa del Escala por la mañana. Deslizándome junto a
Ana, me concentro en su perfil y me maravillo de que ya esté
durmiendo… y de que haya accedido a ser mía.
¿Seré algún día lo bastante bueno para ella?
¿Puedo ser un buen marido?
Mi padre parece ponerlo en duda.
Lanzo un suspiro y me tumbo de espaldas, con la mirada fija
en el techo.
Voy a demostrarle que está equivocado.
Siempre ha sido muy estricto conmigo, más que con Elliot
o Mia.
Joder. Sabe que soy mala hierba. Mientras reproduzco su
sermón en mi cabeza, me voy quedando dormido poco a poco.
«Levanta los brazos, Christian.» Papá tiene la cara muy seria. Me
está enseñando a tirarme de cabeza a la piscina. «Eso es. Ahora agárrate
con los dedos de los pies al borde de la piscina. Muy bien. Arquea la
espalda. Eso es. Ahora, tírate.» Me lanzo y caigo. Y sigo cayendo en
el aire. Y sigo cayendo aún más. Me estrello. Me estrello contra el agua
fría y limpia y me hundo. En el agua azul. En la calma. En el silencio.
Pero mis alas de agua me impulsan de nuevo hacia el aire. Y busco a
papá. «Mira, papá, mira.» Pero Elliot se abalanza sobre él. Y caen
al suelo. Papá le hace cosquillas a Elliot. Elliot ríe. Y ríe. Y ríe aún
más. Y papá le da un beso en la tripa. Papá no me hace eso a mí. No
me gusta. Estoy en el agua. Quiero estar ahí arriba. Con ellos. Con…