Capítulo 7


La madre del novio

Me encontraba entre nubes cuando Christian me pregunt√≥ si √©l y Ana podr√≠an casarse en nuestra casa, y la mayor√≠a de mis amigos pensaron que me hab√≠a vuelto loca al aceptar organizar la boda en un mes. Sin embargo, el corto plazo de tiempo lo √ļnico que signific√≥ fue que simplemente tuve que tomar todas las elecciones y decisiones con rapidez, bas√°ndome en lo que estaba disponible y lo que era posible, as√≠ que dir√≠a que en cierto modo fue m√°s f√°cil que si hubi√©ramos tenido seis meses o un a√Īo.

Como no pod√≠an permitirse el lujo de tardar meses para decidir sobre temas de color y cosas como esa, tuvimos mucha suerte porque Christian y Ana sab√≠an lo que quer√≠an. Eligieron un tono rosa p√°lido como color de su boda, que me encant√≥ porque sab√≠a por experiencia que un color bastante suave, sutilmente mezclado con crema y plateado, sin esfuerzo har√≠a que todo se viera muy bonito y elegante. Tambi√©n sab√≠a que este tema de color no presenta ning√ļn tipo de problema para los floristas, lo cual era perfecto ya que planeaba tener hermosos arreglos florales naturales por todas partes.

Sin duda fue de gran ayuda que Ana realmente sea una chica f√°cil de complacer con todas las decisiones ‚Äď ya que nunca exigi√≥ nada irrazonable o tuvo ning√ļn tipo de berrinche sobre detalles sin la menor importancia. As√≠ que no era ni de lejos tan dif√≠cil el reunir tanta gente como se podr√≠a suponer, aunque no niego que era un mont√≥n de duro trabajo duro. Pero disfrutamos much√≠simo haci√©ndolo, sobre todo porque todav√≠a ten√≠a un par de semanas de vacaciones anuales disponibles, as√≠ que me las arregl√© para conseguir un poco de tiempo libre del trabajo lo que me permiti√≥ poder hacer todos los preparativos.

Carrick había aceptado que el matrimonio de su hijo iba a seguir adelante con o sin su aprobación, por lo que en lugar de quedarse a un lado y causar una ruptura horrible, se las arregló para poner todas sus dudas y recelos acerca de que estaban precipitando las cosas a un lado para estar plenamente a bordo y ayudar con todos los preparativos, para mi alivio.

Pero, sin embargo, tuve la precauci√≥n de prohibirle lo de traer a colaci√≥n el tema de nuevo a menos que Christian se le acercara pidiendo espec√≠ficamente su apoyo sobre el acuerdo prenupcial, ya que s√≥lo ten√≠a que aceptar que esa fue la elecci√≥n de su hijo. Carrick logr√≥ cumplir con esto, creo que m√°s que nada porque odiaba el hecho de que Ana hab√≠a vuelto ahora a llamarlo Sr. Grey en lugar de Carrick, haci√©ndole sentir terriblemente culpable por querer lastimar los sentimientos de la t√≠mida Ana. Pero el da√Īo ya estaba hecho, y √©l s√≥lo ten√≠a que esperar que con el tiempo las cosas volvieran a su lugar y ella se sienta m√°s c√≥moda con √©l.

Por supuesto est√°bamos acostumbrados a organizar nuestro evento anual de recaudaci√≥n de fondos de ‚ÄėAfront√°ndolo Juntos‚Äô, donde invitamos a un n√ļmero mucho mayor de personas que las que asistir√≠an a la boda, ya que la joven pareja hab√≠a estipulado que s√≥lo se invitara a la familia y a los amigos cercanos. La recaudaci√≥n de fondos anterior hab√≠a sido s√≥lo un par de semanas antes, por lo que ya sab√≠a cual era la mejor empresa para colocar la carpa. Tambi√©n sab√≠amos cual seria la mejor empresa de catering y qu√© comida ser√≠a m√°s adecuada, y como siempre dej√© a Carrick a cargo de la organizaci√≥n de todas las bebidas, ya que es su especialidad.

Mi preocupación principal era el clima. Todo sería mucho mejor si no llovía, pero por supuesto que llueva en Seattle es siempre una gran posibilidad. Así que, aunque estábamos planeando llevar a cabo la boda fuera, Carrick ya tenía varios planes alternativos listos en caso de que tuviéramos que moverlo todo al interior. En esa eventualidad, la carpa se colocaría justo al lado de la casa como una virtual extensión. Sería una lástima, ya que nuestro lugar preferido era el extremo más alejado de nuestro jardín, por lo que podríamos dejar abierto un lado de la carpa para sacar el máximo provecho de las magníficas vistas sobre el océano, pero si llovía a cántaros no habría mucho de la vista para ser admirada de todos modos.

Estoy muy orgullosa de la forma en que nuestra familia se uni√≥ para tenerlo todo organizado dentro de un apretado calendario. Mia y Kate fueron maravillosas, ya que asumieron la responsabilidad de ayudar a Ana con su vestido de novia y los vestidos de las damas de honor. No me hab√≠a percatado de que Diane, la madre de Kate, fuera una dise√Īadora de vestidos con tanto talento que dirige su propio negocio con mucho √©xito, y Kate inmediatamente contact√≥ con ella para ver si estar√≠a de acuerdo en dise√Īar un vestido para Ana en tan poco tiempo.

"Mam√° dijo que estar√≠a encantada de hacer el vestido de boda de Ana y que ya tiene un dise√Īo en mente que cree que ser√° perfecto para ella," anunci√≥ Kate cuando vino a cenar con Elliot una noche.

"Eso es maravilloso, Kate. ¬ŅY Ana est√° feliz con eso?" Comprobado, mejor pregunto por si ha sido ideado por Kate, despu√©s de haber descubierto cuan dominante puede ser a veces.

"Oh sí, ella está muy feliz, porque se lleva muy bien con mi madre. Ella pasó parte del verano pasado con nosotros en casa de mis padres. Por eso conoce a Ethan tan bien," explicó. "Mamá está también más que feliz de confeccionar nuestros vestidos, el mío y el de Mia, por lo que debe hacerme saber cuándo tienes tiempo de ir para tomarte las medidas."

"Genial! Me encanta la idea de tener nuestros propios vestidos de dise√Īo individual," contest√≥ Mia. "Eso s√≠, si fuera por m√≠, habr√≠a elegido un color diferente, porque llev√© un vestido de color rosa para el Baile de M√°scaras".

"Oh, cari√Īo, nadie se acordar√° de eso, y el rosa realmente te queda muy bien, as√≠ que estar√°s muy guapa," le dije a mi hija. "Y de todos modos, es elecci√≥n de Ana, por lo que s√≥lo tendr√°s que aceptarla."

"No me suena mucho que sea elecci√≥n de Ana, suena mas a que es de Christian." Le murmur√≥ Kate a Elliot. "√Čl es un fan√°tico del control. ¬ŅSabes, que ya ha llamado a mi madre con el pretexto de decirle que el dinero no es problema para que pudiera seguir adelante y s√≥lo utilizar las mejores telas, pero luego act√ļa como si tuviera el derecho de influir en el dise√Īo para el vestido de Ana? Por supuesto, ella le dijo que no interviniera en t√©rminos muy claros. Quiero decir, ¬Ņdesde cu√°ndo el novio puede elegir el dise√Īo de vestido de novia de la novia?"

"As√≠ que dime Elliot, ¬Ņhas estado trabajando en tu discurso de padrino?" Pregunt√©, queriendo cambiar el tema, Elliot se encogi√≥ de hombros en respuesta a la peque√Īa diatriba de Kate. De las veces que hab√≠a visto c√≥mo interactuaban, ya hab√≠a captado que parec√≠a haber un choque de personalidades entre Kate y Christian, probablemente porque ambos son muy protectores con Ana a su propia manera. S√≥lo espero que esto mejore entre ellos, pero en este momento realmente no quer√≠a sentarme y escuchar a Kate criticar a mi hijo aqu√≠, en mi propia casa.

"Claro que s√≠, mam√°. Tengo todo tipo de chistes e historias preparados ‚Äď a Christian le va a encantar," sonri√≥ Elliot.

"Nada demasiado subido de tono o embarazoso, espero - No quiero que molestes a tu hermano. Y no te olvides que los padres de Ana van a estar allí, al igual que tus abuelos. Tal vez será mejor que tu padre lo lea de antemano, sólo para estar seguros," le sugerí, sabiendo que mi hijo mayor puede ser más bien travieso con su sentido del humor.

"No, confía en mí, va a estar bien. Te preocupas demasiado, mamá. Sólo quiero estar seguro que no va a ser aburrido" insistió en su forma relajada habitual. Pero decidí, que en todo caso hablaría después con mi esposo, pidiéndole encarecidamente que lea y censure el discurso de Elliot si es el caso.

Carrick estuvo ausente esa noche porque se iba a reunir con Christian, Welch, Taylor y el resto del equipo de seguridad de nuestro hijo, para discutir todas las medidas de seguridad que se requieren en nuestra casa para la boda. Creo que él también quería saber más acerca de los hallazgos de la investigación del Eurocopter, para saber si habían averiguado exactamente por qué helicóptero Christian se había estrellado. A pesar de que había estado tratando de escondérmelo, sabía que esto había sido lo que realmente le preocupaba, sobre todo porque Christian nos había dicho que estaba completamente decidido a empezar a volar su helicóptero de nuevo tan pronto como sea posible. No me atrevía a dejarme vivir en las consecuencias si resulta que el mal funcionamiento del motor no se debió a un fallo técnico, por lo que enterré mi cabeza en la arena manteniéndome ocupada con los preparativos de la boda. Pero lamentablemente las cuestiones de seguridad siguen apareciendo.

Fue a trav√©s de ‚ÄėAfrontarlo juntos‚Äô que conoc√≠ al reverendo Walsh. Yo siempre hab√≠a encontrado que era un hombre realmente encantador, siempre tan amable y servicial, as√≠ que le suger√≠ a Christian y a Ana que ser√≠a el ministro adecuado para celebrar la ceremonia de la boda, ya que ambos libremente admitieron que no ten√≠an ni un indicio sobre a qui√©n acercarse. Bruce Walsh hab√≠a aceptado con alegr√≠a, e incluso se ofreci√≥ generosamente a donar su cuota de servicio para ‚ÄėAfrontarlo juntos‚Äô.

REVERENDO BRUCE WALSH

Así que fue un poco sorprendente para mí cuando Carrick dijo que tenía que esperar que las invitaciones de la boda fueran impresas, ya que era necesario que el reverendo Walsh pasara los detallados controles que el equipo de seguridad considera esenciales antes de que se pudiera confirmar que sería el oficiante de la ceremonia.

"¬ŅEs realmente necesario?" Pregunt√©.

"El hecho de que él sea un hombre del clero no quiere decir que sea inmune al soborno y la corrupción Grace. Las personas no siempre son lo que parecen. Lees los periódicos, por lo que he leído por mí mismo todo es posible con respecto a los políticos, funcionarios judiciales e incluso los ministros de la iglesia. Es así de triste, me temo que tengo que estar de acuerdo con el equipo de seguridad y ser cautos," Carrick había insistido. Tuve la impresión de que había algo más en todo esto que se me estaba escapando, pero lo dejé pasar. No quiero tener que pensar en asuntos tan desagradables en lo que debería ser un momento feliz previo a la boda de mi hijo.

"¬ŅConoces bien a los padres de Ana?" le pregunt√© a Kate. La madre de Ana Carla, su actual esposo Bob, Ray y su ex marido vendr√°n al ensayo de la boda el d√≠a antes del gran evento, y para la cena que ofreceremos despu√©s. Hemos invitado a todos a quedarse con nosotros en lugar de ir a un hotel, pero no pod√≠a negar que me sent√≠a un poco nerviosa acerca de c√≥mo los dos hombres iban a llevarse. Todo sonaba bastante complicado, sobre todo porque result√≥ que la madre de Ana se hab√≠a casado un total de cuatro veces.

"He visto a Ray unas cuantas veces en los √ļltimos a√Īos desde que Ana y yo nos hicimos amigas, as√≠ que lo conozco bastante bien. √Čl puede ser padrastro de Ana, pero es casi el √ļnico padre que ha conocido, ya que su padre biol√≥gico muri√≥ justo despu√©s de su nacimiento, por lo que ella nunca lo conoci√≥. Y Ray es realmente encantador. No habla mucho, es uno de esos ex militares, del tipo fuerte y silencioso, pero s√© que √©l piensa en Ana por completo y har√≠a cualquier cosa por ella. No conozco muy bien a su madre, pero la he visto unas cuantas veces, y es muy bonita tambi√©n, aunque parece un poco atolondrada a veces. No he conocido a su √ļltimo marido, pero Ana parece pensar que est√° bien, y que su mam√° es feliz con √©l" me informa Kate.

Yo no quería parecer demasiado inquisitiva haciendo muchas preguntas acerca de Ana, pero no podía negar que me sentí mucho más feliz ahora que he tenido algo más de información a fondo. En cualquier caso, como anfitriones Carrick y yo estaremos haciendo todo lo posible para hacer que nuestra futura nuera y su familia se sientan bienvenidos e incluidos en todo.

~ ~ ~

No tenía que haberme preocupado por la familia de Ana, porque todo el mundo se llevó muy bien tanto en el ensayo como después durante la cena. La madre de Ana, Carla, es una mujer vivaz y burbujeante y me cayó muy bien, y su esposo Bob es un hombre muy ameno y agradable. Kate tenía razón sobre Ray, el padrastro de Ana - no habla mucho, pero me di cuenta de que vigilaba de cerca a Ana todo el tiempo. Por supuesto Carla y yo nos pusimos sentimentales en el ensayo de la boda, aunque no creo haberlo estado tanto como ella, y me aterraba pensar como estaríamos durante la boda de verdad.

"Oh, mi ni√Īa," se lament√≥ Carla, mientras Bob hizo lo que pudo para consolarla. "Mi ni√Īa hermosa. Si tan s√≥lo su padre estuviera vivo para verla ahora."

Mi madre estaba en su elemento, por supuesto, le encanta el ser incluida y reunirse con todo el mundo, y mi padre estaba en su mejor forma haciendo bromas a sus expensas. Realmente ellos están acostumbrados a actuar así. Pero al menos mi madre fue muy buena haciendo sentir bienvenida a Carla, algo que me gustó.

CARLA, LA ABUELA TREVELYAN Y ELLIOT

Mi coraz√≥n estaba rebosante de alegr√≠a porque hab√≠a visto a Christian y Ana sonri√©ndose el uno al otro durante el ensayo, tan felices y tan enamorados. No hab√≠a tenido mucha oportunidad de hablar con √©l m√°s que para tomar diversas disposiciones para su aprobaci√≥n, ya que mi hijo adicto al trabajo hab√≠a estado fren√©ticamente ocupado organiz√°ndolo todo en su empresa para poder tener una larga luna de miel. Estaba encantada de que Christian realmente fuera a tomarse unas buenas vacaciones, ya que no pod√≠a recordar la √ļltima vez que lo hab√≠a hecho - no desde que cre√≥ su compa√Ī√≠a probablemente. Y nos conmovi√≥ que Christian me preguntara en secreto consejos sobre los mejores lugares para visitar, porque record√≥ que Carrick y yo pasamos nuestra luna de miel en Europa. Est√°bamos bajo √≥rdenes estrictas de no decir nada de sus planes a nadie, especialmente Ana, por supuesto, porque quer√≠a darle una sorpresa, lo que fue muy dulce por su parte. Estaba muy feliz al ver a Carrick discutiendo de varias galer√≠as de arte con Christian a las que valdr√≠a la pena visitar en el sur de Francia, complacida de que parec√≠an estarse llevando bien de nuevo. Siempre han tenido una relaci√≥n bastante fr√°gil - Carrick piensa que sabe lo que es mejor para nuestro hijo, y Christian se rebela en su contra-, pero s√© que eso no quiere decir que no se quieran profundamente el uno al otro.

Christian ha insistido desde el principio que quer√≠a que todo lo de su boda cumpliera con las tradiciones. As√≠ que se lo record√© cuando le dije que no pod√≠a pasar la noche aqu√≠ en Bellevue con Ana cuando pregunt√≥, la noche antes de su boda, despu√©s de la cena de ensayo. No hab√≠a tenido problema en que ellos compartieran su habitaci√≥n la noche despu√©s a la cena de su cumplea√Īos, porque desde que pr√°cticamente los interrump√≠ la primera vez que conoc√≠ a Ana, obviamente sab√≠a que dorm√≠an juntos, y francamente yo estaba tan contenta por este giro de los acontecimientos porque hab√≠a temido que mi hijo nunca tendr√≠a ese tipo de relaci√≥n por lo que dif√≠cilmente iba yo a insistir en que durmieran en habitaciones separadas en ese momento.

Pero la tradición decreta que trae mala suerte que el novio vea a la novia en el día antes de la ceremonia - tiene que esperar para verla mientras camina al altar para encontrarse con él. Creo que esto es probablemente un retroceso a los días de los matrimonios arreglados, cuando el novio ni siquiera había conocido a su novia de antemano. La preocupación por el padre, que estaba tratando de casar a su hija, era que el novio no pudiera dar marcha atrás si se enterara de antemano que su novia era horriblemente fea, cuando le habían dicho que era hermosa. Creo que también puede ser parte de la razón por la que también se cubría el rostro de la novia con un pesado velo!

Christian no estaba del todo contento por tener que irse al final de la velada, y se quedó en el pasillo hablando con Ana, posponiendo el momento de la despedida. Casi les recito algunos versos de Shakespeare.

‚Äė-Buenas noches, buenas noches! La despedida es un dolor tan dulce, que no dir√© buenas noches hasta que sea ma√Īana.‚Äô

Pero al contrario de mi, que s√≥lo les tomaba el pelo, Carla pr√°cticamente ech√≥ a Christian - porque s√≥lo iba a tener que arregl√°rselas sin su querida chica por una noche. Sab√≠a que iba a hacer ese primer momento en que la viera caminar lo m√°s especial, y √©l me lo agradecer√≠a m√°s adelante. Pero verlo frunciendo el ce√Īo cuando se iba no tuvo precio, y me record√≥ a cuando era un ni√Īo peque√Īo y no pod√≠a salirse con la suya.

~ ~ ~

Sab√≠a que el pron√≥stico para el d√≠a de la boda era que no llover√≠a y har√≠a sol, pero no me atrev√≠ a creerlo hasta que me despert√© por la ma√Īana, y apart√© las cortinas para ver un cielo muy azul y despejado.

"Dios m√≠o, ¬Ņson algunos de los hombres de seguridad de Christian los que ya veo por ah√≠ con Taylor? Hay muchos," exclam√≥ mientras miro hacia los jardines. Parece haber por lo menos media docena de hombres con √©l.

Carrick se acercó y miró por la ventana por encima de mi hombro.

"Sí, van a estar haciendo barridos regulares durante todo el día, pero por favor no centres tu atención en ellos, Grace. Christian no quiere que Ana se preocupe por su presencia, por lo que van a mantener un perfil tan bajo como sea posible."

"¬ŅEs todo esto realmente necesario? Quiero decir que s√© que los paparazzi los han estado persiguiendo sin descanso desde que sali√≥ la noticia de la boda, pero ahora que Christian ha accedido a vender algunas de las fotos de su boda a cambio de donaciones a las organizaciones ben√©ficas que ha postulado para que ellos elijan, pensaba que ellos hab√≠an retrocedido," le dije.

"Es sólo una precaución sensata, eso es todo," respondió más bien evasivo.

"¬ŅQu√© es lo que no me est√°s diciendo, Carrick? Todo esto parece muy exagerado, ya que el nivel de seguridad es a√ļn m√°s fuerte de lo que fue para el baile de m√°scaras," coment√© con recelo.

"Nada, nada, Gracie. Vamos, creo que tenemos empezar a desfilar, hay mucho por hacer," insistió, así que toca olvidar el asunto por ahora.

La ma√Īana transcurri√≥ como un torbellino entre la peluquer√≠a, el centro de belleza, las florister√≠as, las empresas de catering y tambi√©n los fot√≥grafos que iban y ven√≠an. Como dos personas muy particulares que realmente odian a los fot√≥grafos curiosos y que han estado tratando de invadir su espacio recientemente, Ana y Christian hab√≠an decidido que a pesar de que, obviamente, quer√≠an un mont√≥n de hermosas fotos de la boda, de su d√≠a especial, no quer√≠a que el ambiente fuera arruinado por un fot√≥grafo diciendo d√≥nde pararse y c√≥mo actuar, o intentando mantener el momento de ninguna manera mientras √©l re-toma las fotos.

Así que al final le pidieron a José, el amigo de Ana, que era al parecer un fotógrafo aficionado con mucho talento, para que tomara tantas durante el transcurso del día, así como la contratación de un equipo de fotografía profesional recomendado por la madre de Kate, que eran famosos por fundirse silenciosamente y tomar imágenes mucho más naturales, más que posar. Me quedé muy contenta con este arreglo, después de haber estado en algunas bodas en las que te sentías casi siempre como si el fotógrafo fuera la estrella del show.

En mi opinión, todo el enfoque del día debe permanecer firmemente en la pareja que se declara su amor frente a los demás, ya que hacen sus votos delante de sus amigos y familiares, en lugar de preocuparse acerca de los ángulos de cámara y tomas excelentes. Y de todos modos, Christian y Anastasia hacen una hermosa pareja así que estaba segura de ninguna foto de ellos podía dejar de ser nada menos que impresionante.

El vestido de Ana se hab√≠a entregado en nuestra casa el d√≠a anterior por la madre de Kate, pr√°cticamente en secreto y bajo guardia armada tambi√©n. Ella me inform√≥ que en su negocio, tiene que trabajar aun en las condiciones m√°s secretas con sus clientes, porque si las im√°genes de los dise√Īos de su vestido se filtran antes de ser usados ‚Äč‚Äčse pueden alcanzar grandes sumas de dinero, as√≠ que como su marido es la cabeza de los poderosos Kavanagh Media, ella no dud√≥ en ser cuidadosa con eso.

"Incluso ha habido intentos de piratear mis sistemas inform√°ticos recientemente, pero como mi marido siempre me aconseja tener el m√°s alto nivel de encriptaci√≥n de seguridad de todos los sistemas en ‚Äėdise√Īos Kavanagh‚Äô, nadie lo ha logrado todav√≠a." me inform√≥ Diane.

"Dios mío, suena como si trabajaras en Fort Knox y no en la industria de la moda," exclamé.

Hasta el momento ninguno de nosotros sab√≠a nada acerca del dise√Īo del vestido de boda - as√≠ que est√°bamos ansiosos por ver su creaci√≥n. Me ha permitido ver los vestidos de dama de honor, pero s√≥lo bajo instrucciones estrictas de no decir nada a nadie, que eran preciosos y sab√≠a que las chicas iban a tener un aspecto maravilloso con ellos. Mia y Kate tambi√©n me hab√≠a ayudado a elegir atuendo. Siempre estoy buscando cualquier excusa para ponerme un gran sombrero, as√≠ que naturalmente me entreg√≥ para la boda. Pero Carrick me hizo prometer que s√≥lo lo usar√≠a para la ceremonia ya que pensaba que ser√≠a un estorbo despu√©s de eso, as√≠ que me vi comprometida a tener un traje de noche para cambiarme m√°s adelante.

GRACE

Carrick, Elliot y Ray llevan chalecos de color rosa p√°lido debajo de sus trajes de etiqueta, mientras que Christian lleva un chaleco plateado debajo del suyo. Como parte de sus funciones como padrino, Elliot recogi√≥ a Christian por la ma√Īana en su apartamento y lo trajo a Bellevue, bajo estrictas instrucciones de no dejar que llegara rid√≠culamente temprano. Por lo menos mi hijo estaba obviamente muy interesado en casarse con su novia, as√≠ que no hab√≠a posibilidad alguna de que √©l no se presentara, por mucho que Elliot pueda haber bromeado sobre ello.

Creo que Elliot estaba todavía bastante molesto de no haber podido convencer a su hermano para tener la experiencia completa de una despedida de soltero en Las Vegas, pero por mi parte, estaba contenta, porque estos acontecimientos a menudo terminan yéndose de las manos, especialmente cuando grandes cantidades de alcohol fluyen libremente. Pero por supuesto tenia la certeza de que Christian nunca habría accedido a ello por mucho que Elliot tratara de convencerlo - debería saber a estas alturas que nadie puede hacer que Christian haga lo que no quiere. Me había preocupado de que Elliot pudiera haber tenido la tentación de seguir adelante y volar a Las Vegas a la fiesta en su nombre, de todos modos, ya había incluido al joven Ethan Kavanagh en sus planes, para gran disgusto de Mia - Creo que definitivamente está enamorada de él, y también creo que es probable que tenga una vena muy celosa, muy parecida a su hermano Christian. Así que la idea de Ethan en un show de strippers probablemente no la habría satisfecho lo más mínimo.

He tratado de averiguar a través de Mia cual es la situación entre ella y Ethan, pero inusualmente ella se niega a contar mucho - lo que me convenció de que a ella le gusta él.

"Seguro, me cae bien, mamá. Pero él sigue siendo caliente y frío, así que no sé lo que está pasando, y he decidido que no voy a jugar a eso," anunció.

Pero yo pensaba que cuando Ethan la viera tan hermosa, con su encantador vestido de dama de honor, le resultar√≠a dif√≠cil no ser conquistado si es que sent√≠a alg√ļn reparo, y estoy segura de que ese pensamiento tambi√©n estaba pasando por la cabeza de mi hija. Yo podr√≠a ser menos imparcial, supongo, pero mi hija es una joven muy hermosa - y uno sabe c√≥mo funciona eso.

MIA GREY

Dejamos a los hombres en la planta baja, mientras las mujeres nos ocupábamos con todos los preparativos necesarios y tratamientos de belleza en la planta alta. Vi a Ana comprobar su móvil y sonreír, así que sabía que no tenía por qué decirle que su prometido había llegado. Franco el peluquero había llevado a dos de sus asistentes para ayudarle con el cabello de todos, pero se concentró en peinar el pelo de Ana en un elaborado recogido, pareciendo tener una idea muy clara de lo que exactamente le conviene. Tengo que decir que sin duda es muy talentoso, porque cuando hubo terminado se veía increíble, y me abracé a mí misma para pensar en la cara de Christian al ver a su impresionante novia. Ana no dejaba de mirarse en el espejo como si no pudiera creer que fuera su reflejo lo que veía - me imagino que no ella no se arreglaba de esta forma muy a menudo en su anterior vida de estudiante.

Mi madre le hab√≠a prestado a Ana su peineta de filigrana de plata para asegurar su velo - la mismo que hab√≠a usado el d√≠a de su boda. Yo tambi√©n la hab√≠a usado para mi boda con Carrick como mi ‚Äėalgo prestado‚Äô, as√≠ que estaba encantada de que Ana tambi√©n la tomara prestada para continuar con la tradici√≥n Trevelyan.

"Creo que es importante mantener las viejas tradiciones vivas," mi madre había declarado cuando subimos a su habitación para buscar la peineta y que se la mostrara a Ana. Me había ofrecido a llevarla en coche a visitar a mis padres una noche en la semana antes de la boda cuando Christian había estado atado al trabajo, pero él había insistido en que el escolta de Ana nos llevaría - al igual que Taylor era otro hombre de pocas palabras llamado Sawyer.

LUKE SAWYER

Al menos eso nos dio más oportunidad de charlar entre mujeres mientras estábamos sentadas en la parte trasera del coche juntas. Había pensado que probablemente se sentiría más cómodo si yo estaba allí para ayudar a protegerla de mi madre y su exuberante entusiasmo por su boda, y fue agradable conversar sola por una vez con mi nuera, bien lejos de mi protector hijo. Había visto a Ana totalmente encantada mientras charlábamos alegremente acerca de todos los preparativos finales de la boda.

"Es hermoso, y estoy muy honrada de que me permitiera usarlo, se√Īora Trevelyan," hab√≠a dicho Ana sinceramente mientras tomaba el precioso don, obviamente, muy conmovida por el gesto.

"Creo que deber√≠as llamarme abuela, ¬Ņverdad? Despu√©s de todo, vamos a ser familia. Y hablando de familias, yo realmente no creo que pase mucho tiempo sin escuchar el sonido de unos peque√Īos piececitos. Recuerda mis palabras, tal vez el a√Īo que viene... "mi madre hizo un gui√Īo a Ana, quien procedi√≥ entonces a ruborizarse profundamente.

"¡Madre! Por amor de Dios, deja de molestar a la pobre muchacha." La había reprendido.

Ella estaba realmente avergonzada acerca de su deseo de ver algunos bisnietos, y por supuesto en secreto desesperadamente compartí su deseo de sostener a un bebé recién nacido en mis brazos. Pero como ni siquiera se habían casado aun, me dije a mí misma que debía ser paciente y esperar al futuro.

En cualquier caso, yo ten√≠a muchas ganas de ver a Anastasia llevando el peine que mam√° le prest√≥, a sabiendas de que lo ha creado un v√≠nculo √ļnico que nosotras, tres damas, siempre compartiremos.

La boda se había programado muy temprano - en parte a sugerencia de Christian para encajar en sus planes para llevarse a Ana a su luna de miel secreta, y en parte porque mi impaciente hijo no podía entender porque esperar todo el día para casarse. Estaba bien para él, que no tuvo que pasar mucho tiempo preparándose porque siempre luce muy guapo. Eso es algo muy distinto de la mayoría de las mujeres, por supuesto.

Pero, finalmente, todo el mundo estaba listo, por lo que comenzaron a reunirse fuera con todos los invitados. Sé que Ray estaba nervioso acerca de su papel en todo el proceso, pero Carrick había intentado en todo lo posible para asegurarle que todo se había mantenido muy simple y directo, así que en realidad no había nada que pudiera salir demasiado mal.

"Y Ray, no te preocupes por tener que dar un largo discurso rebuscado en la recepci√≥n. S√≥lo habla desde el coraz√≥n, y nadie va a pensar menos de ti si te quedas corto y dulce - de hecho todo el mundo probablemente te lo agradecer√°n," dijo Carrick para tratar de ponerlo a gusto. Los dos nos gust√≥ mucho el silencio de Ray, la personalidad discreta, y s√≥lo quer√≠a que se relajara lo suficiente para disfrutar realmente del d√≠a de la boda de su √ļnica hija.

Mi corazón se hinchó y casi revienta de orgullo cuando vi a mis dos maravillosos hijos esperando frente con el reverendo Walsh, de apariencia muy elegante con sus trajes de boda.

"Bonito sombrero, mamá. Ten cuidado no le saques un ojo a alguien con eso," bromeó Elliot, mientras le daba un manotazo.

Entonces miré a Christian.

"Te ves muy apuesto y guapo. Estoy tan orgullosa de ti, Christian. Ana es una chica muy afortunada," le susurré emocionalmente, mientras le acariciaba la mejilla.

"No, mamá. Soy yo el afortunado," respondió él, mientras besaba mi mejilla.

Mi querido muchacho. Durante mucho tiempo había estado tan triste, porque pensé que este día nunca llegaría para él, yo había supuesto que nunca se casaría. Sin embargo, allí estaba, profundamente enamorado y a punto de casarse. Después de todo lo que había pasado, por fin estaba aprendiendo a abrir su corazón y dejar que nosotros le amaramos, porque el amor sanador que había encontrado con Anastasia. Di gracias a Dios todos los días por hacer posible que se conocieran y que rescatara del pozo de la soledad indudable que había existido hasta entonces, a pesar de nuestros mejores esfuerzos.

Y me negaba a pensar hoy siquiera en esa mujer y el da√Īo que la malvada bruja hab√≠a infligido sobre √©l. Hoy era todo acerca de los nuevos comienzos y de mirar hacia adelante, y no iba a dejar que nada ni nadie lo estropeara. Sab√≠a que la conciencia de Carrick le hab√≠a obligado a realizar algunas averiguaciones discretas para asegurarse de que no estuviera involucrada de alguna manera con un menor de edad, porque √©l nunca se habr√≠a perdonado a s√≠ mismo si hubiera permitido que una situaci√≥n ilegal con una ped√≥fila como ella continuara cuando podr√≠a haber intervenido para poner fin a la misma. Nos disgustamos tanto al saber que la zorra estaba involucrada con un joven pr√°cticamente la mitad de su edad - la edad de Christian, m√°s o menos - pero por muy desagradable que lo encontramos, no hab√≠a nada ilegal en su relaci√≥n.

As√≠ que ahora me he centrado en el feliz acontecimiento que estaba a punto de desarrollarse en frente de m√≠. Carla ya estaba llorando, por supuesto, y yo ten√≠a mi pa√Īuelo a mano, porque yo tambi√©n pod√≠a sentir las l√°grimas. Carrick me mir√≥, me agarr√≥ la mano y sonri√≥, sin necesidad de palabras. Los dos est√°bamos recordando el d√≠a en que hicimos nuestros votos, y a pesar de algunos altibajos inevitables, nunca he lamentado el casarme con Carrick, y sab√≠a que √©l sent√≠a exactamente lo mismo por m√≠. Hemos sido bendecidos en nuestro matrimonio y nuestro ferviente deseo era que Christian y Ana fueran bendecidos por igual en el suyo.

Entonces escuchamos la m√ļsica de inicio, por lo que todo el mundo se levant√≥ y mir√≥ hacia atr√°s, esperando a que Ana entrara del brazo de su orgulloso padre. La m√ļsica que hab√≠a elegido era la interpretaci√≥n de piano y chelo de ‚ÄėA Thousand Years‚Äô y fue tan hermoso y evocador que las l√°grimas que hab√≠a estado tratando de contener ya hab√≠an comenzado a fluir. Y entonces todos vieron Anastasia, y o√≠ un suspiro colectivo, mientras caminaba por el pasillo porque se ve√≠a tan hermosa con su exquisito vestido de boda, que era sencillo, un dise√Īo ajustado de tirantes hecho de un magn√≠fico encaje de marfil claro, con un velo de encaje a juego que flu√≠a detr√°s de la cola de su vestido. Mia y Kate la segu√≠an, ambas vi√©ndose tan bonitas con sus vestidos rubor rosa p√°lido, y me di cuenta de que Elliot y Ethan estaban mirando a las chicas. M√°s bodas por venir, ¬Ņtal vez?

Ana parec√≠a bastante nerviosa hasta el instante en que mir√≥ a los ojos de Christian, luego la vi sonre√≠r y relajarse. Y a partir de ese momento, era obvio que s√≥lo ten√≠an ojos el uno al otro, que estaba justo como debe ser para una pareja joven a punto de profesar su amor y compromiso para toda la vida el uno al otro. La mano de Ray tembl√≥ al pasar la mano de Ana a Christian, y pens√© en lo dif√≠cil que debe ser para √©l estar literalmente dando a su hija, sobre todo porque √©l estaba sola, sin una compa√Īera, y decid√≠ asegurarme de que no lo dejar√≠a fuera, que siempre lo incluir√≠a en nuestras reuniones familiares siempre que fuera posible.

Sab√≠a que hab√≠a habido alg√ļn tipo de controversia sobre los votos matrimoniales entre Christian y Ana, pero lo que hab√≠a pasado, se hab√≠a resuelto, obviamente, y el resultado fue que ambos expresan los sentimientos m√°s sinceros y se dijeron unas palabras m√°s hermosas entre s√≠. Las l√°grimas corr√≠an por mis mejillas ahora mientras yo trataba de secarlas discretamente con mi pa√Īuelo, mientras que Carla estaba pr√°cticamente berreando a moco tendido.

La voz de Christian era sincera mientras hablaba en voz baja, pero lo hacía con confianza.

"Yo solemnemente juro que voy a salvaguardar y apreciar y guardar profundamente en mi corazón mi unión contigo.

Yo prometo amarte fielmente, renunciando a todas las dem√°s, en la prosperidad y en la adversidad, en la salud o en la enfermedad, independientemente del lugar donde la vida nos lleve.

Te protegeré, confiaré en ti, y te respetaré.

Voy a compartir tus alegrías y tristezas y te daré consuelo en momentos de necesidad.

Me comprometo a cuidar y mantener tus esperanzas y sue√Īos, y mantenerte a salvo a mi lado.

Todo lo que es mío es tuyo ahora.

Te doy mi mano, mi corazón y mi amor de ahora en adelante hasta que la muerte nos separe."

La voz de Ana era mucho más tranquila, pero ella tampoco vaciló ni un ápice al decir sus votos.

"Te doy mi voto solemne para ser tu socia fiel en la enfermedad y en la salud, a estar a tu lado en las buenas y en las malas, para compartir tu alegría y tu tristeza.

Yo prometo amarte incondicionalmente, para apoyarte en tus metas y sue√Īos, honrarte y respetarte, para re√≠r y llorar contigo, para compartir mis esperanzas y sue√Īos contigo y traerte consuelo en momentos de necesidad.

Y amarte hasta que la muerte nos separe."

No creo que quedara un ojo seco mientras intercambiaban sus anillos de boda - Carrick fingi√≥ tener algo en el ojo, por supuesto. Hombres! ¬ŅQu√© tiene de malo mostrar alguna emoci√≥n?

"Yo los declaro marido y mujer. Puede besar a la novia," el reverendo Walsh declaró finalmente con una gran sonrisa.

Se besaron, y luego se miraron a los ojos del otro, de modo muy enamorados, y me encontr√© ofreciendo una peque√Īa oraci√≥n a Ella, segura de que ella estar√≠a mirando hacia abajo sobre su hijo en duda el momento m√°s feliz de su vida hasta ahora.

~ ~ ~

Y así pasamos a la recepción para celebrar la boda, y tengo que decir que todo en la carpa lucía fantástico, aunque lo diga yo. El tema tono rosa había funcionado muy bien, como había esperado que sería. Los floristas habían sobresalido, y había rosas de color rosa pálido y marfil en todas partes, que hacían juego con las rosas del bouquet de Ana.

Christian y Ana se distribuyeron muy bien para poder atender a todos sus invitados, a veces juntos, a veces separados, pero nunca separados por mucho tiempo. Entonces nos sentamos mientras se servía la comida, y me sentí aliviada de que todo fuera excelente - nunca se puede estar seguro de cómo van a salir las cosas en realidad hasta el mismo día, por mucha planificación, por mucho que nos esmeráramos en ella. Christian comía como un caballo, por supuesto, porque siempre lo hace, pero me di cuenta de que Ana acaba de dejar su comida, espero que sea porque ella estaba demasiado contenta para tener mucho apetito.

Los discursos transcurrieron sin incidentes - Ray dijo un discurso muy conmovedor acerca de lo especial y precioso que su hija es para √©l, pero tambi√©n sobre lo que sent√≠a en que hubiera encontrado en Christian un compa√Īero digno para compartir su vida. Por supuesto que Carla y yo acabamos llorando de nuevo, y Ana se emocion√≥ mucho tambi√©n, mientras abrazaba a su padre. Me sent√≠ aliviada de que Elliot lograra que el saldo de su discurso fuera lo justo y necesario, con un peque√Īo par de chistes a expensas de su hermano, pero nada demasiado malo, y despu√©s vi a los dos chicos darse un abrazo y unas palmadas en la espalda. Creo que incluso podr√≠a haber o√≠do a Christian susurr√°ndole a su hermano ‚ÄėGracias Lelliot‚Äô, que era como sol√≠a pronunciar el nombre de su hermano cuando era un ni√Īo peque√Īo.

Después de la comida llegó la hora del baile, y de nuevo la joven pareja fueron muy considerados y se aseguraron de bailar con otras personas, así como juntos. Naturalmente, me aseguré de bailar con mi hijo.

"¬ŅFeliz?" Le pregunt√© mientras le sonre√≠, sabiendo que era una pregunta ret√≥rica.

"¬ŅTienes que preguntarlo, mam√°? Soy el hombre m√°s afortunado del planeta en este momento, debido a mi nueva maravillosa esposa," me dijo sonriente. El orgullo en su voz cuando se refiri√≥ a su esposa fue dulce de escuchar.

"Sí, Ana es una chica muy encantadora - Estoy tan contenta de que se encontraran el uno al otro, y no podría estar más feliz al entregarte a ella. Pero yo siempre estaré aquí para ti, siempre te amaré, no importa qué, Christian. Nunca lo olvides. Nunca dejaré de ser tu madre, y el amor de una madre es incondicional." Yo quería poner punto final a todo el asunto con esa mujer, porque no quería que se interpusiera entre nosotros, sin embargo ella me había herido.

"Gracias, mam√°. Eso significa mucho para m√≠," susurr√≥ y volvi√≥ a sonre√≠r. Me encant√≥ verlo sonre√≠r tanto, pero a√ļn mejor, mientras que la m√ļsica llegaba a su fin, me dio un gran abrazo, y yo estaba encantada. Me encantaba ver a mi hijo as√≠ de feliz y relajado.

Aunque yo había estado bailando con Christian, Carrick había estado bailando con Ana, y sabía que él estaba haciendo todo lo posible para hacerla sentirse a gusto y suavizar las cosas entre ellos. Esperaba fervientemente que tuviera éxito, porque esta chica ahora es parte de nuestra familia. Yo tengo fe en que Ana vea que mi marido es sincero en su deseo de hacerla sentir que él la considera como su nueva hija. Supongo que sólo tenía que darle tiempo al tiempo - todo había sucedido tan rápidamente después de todo.

Finalmente la joven pareja anunció que se iba - Creo que el esfuerzo conjunto de los abuelos para obligarlos a formar una familia enseguida demostró ser el colmo de la tolerancia para Christian, y era comprensible que quería tener Ana para él solo. Inusualmente, Ana permaneció en su vestido de boda mientras se disponían a marcharse.

"Christian no quiere que me lo quite," se encogió de hombros a su madre y a Kate cuando le preguntaron por qué no se había cambiando el vestido, tal como se había planeado. Kate murmuró algo acerca de su promesa de no obedecer a Christian, pero pensé que era una maravilla que Ana quisiera complacerlo, en lugar de ajustarse a lo que su amiga pensaba que debía hacer. Era el día de su boda, después de todo, lo que me pareció que Kate necesitaba recordar.

Mi hijo no hab√≠a quitado los ojos de Ana con su maravilloso vestido, as√≠ que era obvio que le gustaba much√≠simo. Me di cuenta de que debajo de la capa superior de encaje, el forro del vestido era de una hermosa seda. Record√© que, cuando era ni√Īo, siempre quer√≠a tocar y sentir las telas sedosas, aunque siempre hab√≠a tenido cuidado de no llamar la atenci√≥n sobre esto por miedo de hacerlo sentir consiente de eso, si lo ve√≠a tocando uno de mis pa√Īuelos de seda, por ejemplo. Tambi√©n record√© c√≥mo cuando adoptamos a Christian, sol√≠a chuparse el pulgar, mientras acariciaba el borde sedoso de su frazada.

Así que si quería que Ana permaneciera en su vestido de seda, si quería tener el placer de celebrar con ella y tocarla mientras ella estaba usando su tela favorita, entonces pensé que era una excelente razón para que ella continuara usando su vestido por el mayor tiempo posible en su día de bodas, y me alegré de que ella estaba feliz de hacer esto por él.

Así que al final tuvimos que dejar a la joven pareja que saliera a su luna de miel, pero no antes de que todos los invitados se reunieran para hacer un arco humano para que pudieran pasar, mientras que caía sobre ellos una lluvia de arroz. Como era tradicional, Ana lanzó su ramo, y Mia de repente apareció de la nada para atraparlo, sin esfuerzo superando a todas las demás contendientes.

La tradici√≥n dicta que quien gana el ramo va a ser la siguiente en casarse, pero de alguna manera dudo de que sea mi hija, aunque yo sospecho que est√° bastante interesada en Ethan Kavanagh. Lo que sea que estuviera pasando entre ellos dos, porque hab√≠a visto las miradas que hab√≠an estado intercambiando todo el d√≠a, incluso as√≠ hubieran estado guardando su distancia. Pero si tuviera que apostar por quienes ser√≠an los pr√≥ximos en casarse, yo tendr√≠a que decir que ser√≠an Elliot y Kate. Parec√≠a haber domado a mi hijo, el antiguo casanova, ellos parecen muy enamorados. ¬ŅTal vez los servicios de Diane Kavanagh ser√°n necesarios para dise√Īar otro vestido de novia en un futuro cercano?

Dejé de lado estos pensamientos, y me concentré en despedirme. A continuación, la feliz pareja se había ido, mientras Taylor los conducía hacia el aeropuerto y al viaje de su vida.

Enviadme un correo electr√≥nico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

√önete para Participar:)

Entrar Ahora

Comentarios

This reply was deleted.