~El Angel de la Guarda ~
Estaba sentada en mi oficina en el hospital, terminando el papeleo después de mi consulta externa pediátrica antes de ir a casa, cuando me sorprendí al mirar hacia arriba y ver a Carrick de pie en la puerta.
"Hola, mi amor, esto es una sorpresa. ¬ŅQu√© te trae por aqu√≠?"
Mi marido rara vez viene a mi oficina, así que esto fue un evento muy inusual, y tuve inmediatamente un sentimiento de preocupación, sobre todo cuando vi lo serio que estaba.
"Quería alcanzarte antes de que te fueras a casa. Grace, hay algo que necesitas saber, y no quería decírtelo por teléfono."
Me levanté y me acerqué a él, preocupada por sus palabras.
"¬ŅQu√© demonios pasa, Carrick? Me est√°s asustando."
Me miró a la cara, agarró mis hombros y respiró hondo.
"No hay manera f√°cil de decir esto, mi amor.  Acabo de recibir una llamada de Andrea, la asistente de Christian.  Parece que √©l vol√≥ a Portland con Ros hoy en su helic√≥ptero, y... "
La voz de Carrick vaciló y me di cuenta de que estaba luchando por mantener la compostura.
"¬ŅQu√©? ¬ŅQu√© le ha pasado a Christian...?"  Mi voz se convirti√≥ en un susurro horrorizado, mientras mi mano se fue disparada hacia mi boca.
"√Čl deb√≠a volver a las tres la tarde, como muy tarde, de acuerdo con su plan de vuelo. Ahora son casi las seis, y no hay se√Īales de √©l. Parece que su helic√≥ptero se ha perdido."
"¬ŅPerdido?  ¬ŅPero no sabemos con certeza que en realidad se estrellara? ¬ŅA lo mejor solo ha aterrizado en alguna otra parte?"
"S√≠, es posible, los equipos de b√ļsqueda y rescate est√°n busc√°ndolo en este momento, pero pronto va a oscurecer, as√≠ que si no lo encontramos pronto..."
"Oh, Dios, Carrick. Nuestro pobre muchacho... Christian podr√≠a estar muerto, podr√≠a estar gravemente herido en alg√ļn lugar... ¬ŅY si no lo encuentran...?"
Carrick me sostiene mientras yo me hundo y casi me caigo, y se me escapa un enorme sollozo, casi de inmediato comienzo a llorar.
"Shhh, tranquila Grace, no sabemos a ciencia cierta si ha sido tan grave. A√ļn hay esperanza. Como dices, √©l podr√≠a haber aterrizado en alg√ļn lugar remoto y no tiene se√Īal en el m√≥vil. Podr√≠a ser eso, as√≠ de sencillo."
"S√≠, por supuesto que tienes raz√≥n.  Lo siento, me tengo que contener," le dije, mientras tomaba un pa√Īuelo de mi bolso, me limpi√© los ojos, y me son√© la nariz.  Desmoronarme no iba a ayudar a nadie, ¬Ņverdad?
"La cosa es... Andrea dice que la prensa ya se ha enterado de la historia de alguna manera, por lo que est√°n siendo acosados ‚Äč‚Äčpara obtener m√°s detalles. Est√°n haciendo todo lo posible para mantenerlos a raya, pero ella dice que es s√≥lo cuesti√≥n de tiempo antes de que salga en los titulares de las noticias en la televisi√≥n. Ella piensa que ser√≠a mejor que el resto de la familia estuviera enterada antes de que eso suceda."
"S√≠, por supuesto, eso tiene mucho sentido. Ahora estoy bien, de verdad, as√≠ que vamos a organizarnos.  Llama a Elliot, y yo voy a llamar a Mia. Y hay que llamar a Anastasia, por supuesto! ¬ŅQu√© pasa con Ana, ella no debe enterarse de esto en las noticias, o si?"
"Exactamente.  Pero no tenemos su n√ļmero de m√≥vil, seguramente ya ha salido de su trabajo, as√≠ que no estoy seguro de c√≥mo localizarla."
"Elliot.  Cuando hables con √©l, √©l sabr√° c√≥mo ponerse en contacto con ella, porque Kate es su mejor amiga."
Entonces congregamos a la familia, decidiendo que lo mejor sería si nos reunimos en un solo lugar, donde será más fácil mantenernos actualizados con respecto a la información más reciente, a pesar de que he convencido a mis padres de no venir a la ciudad, con la promesa de darles a conocer al momento en que tengamos alguna noticia o actualización.
Carrick logró ponerse en contacto con Taylor, quien regresó de inmediato de una crisis familiar con su hija que le había llamado más temprano en el día - al parecer, esa situación ha quedado felizmente resuelta, resultó ser una especie de falsa alarma.
Se convino en que sería mejor usar apartamento de Christian como base central, con la oficina de Taylor como centro de mando, debido a todo el equipo de comunicación especializado que al parecer tienen.
Luego lleg√≥ Elliot con Kate, y su hermano Ethan, trayendo con ellos a Ana, junto con un amigo que estaba de visita, un joven llamado Jos√©.  Hemos recogido a Mia de camino, para que toda la familia estuviera reunida.
Mia fue firme en que Christian estaría de vuelta sano y salvo.
"Ya lo sabr√≠amos si algo realmente malo le hubiera pasado, las malas noticias llegan volando.  As√≠ que √©l va a regresar, se los digo", insisti√≥ valientemente mientras las horas pasaban y segu√≠a sin haber noticias.
"Por supuesto, querida," trat√© de sonre√≠r. Pero una desagradable vocecita horrible anduvo dando vueltas en mi cabeza.  Nunca vas a volver a verlo. √Čl no va a celebrar su veintiocho cumplea√Īos. Nunca ver√°s a tu hijo de nuevo. Christian ha muerto. Tu hermoso ni√Īo ha desaparecido.  No habr√° m√°s cumplea√Īos para √©l.
Trat√© de ignorar esa voz horrible, pero cada vez que me sentaba, era todo lo que pod√≠a o√≠r, as√≠ que no pod√≠a tranquilizarme. No pod√≠a quedarme quieta. Carrick lo enfrentaba manteni√©ndose ocupado con Taylor en su oficina, mientras trataban de averiguar a trav√©s de las autoridades la √ļltima informaci√≥n. Al parecer, el √ļltimo contacto conocido de Christian fue cuando anunci√≥ por radio al control de tr√°nsito a√©reo que ped√≠a permiso para volar cerca del Monte Santa Helena, no mucho despu√©s de haber despegado, el cual le fue concedido.  No hubo informaci√≥n de actividad volc√°nica que hubiera podido causar alg√ļn problema con el helic√≥ptero.  Despu√©s de eso, nada m√°s se supo de √©l, no hubo mayday, no hubo llamada de socorro, nada. Era un completo misterio.
Yo entraba y salía de la oficina y de la sala también. Kate, como toda una aspirante a periodista, parecía fascinada al ver como los eventos se desplegaban en los informes de noticias en la televisión. No podía soportar ver una y otra vez el siguiente titular 'Christian Grey Desaparecido', así que la dejé a ella en eso.
Al parecer, Taylor estaba muy frustrado por no poder hacer un seguimiento del m√≥vil de Ros o de Christian, debido a la falta de se√Īal en la zona de Gifford Pinchot National Forest, donde era probable que el helic√≥ptero hubiera aterrizado. Tambi√©n o√≠ a Taylor explic√°ndole a Carrick que misteriosamente no hab√≠a se√Īal del dispositivo localizador de seguimiento que aparentemente lleva puesto el helic√≥ptero. Si tan s√≥lo hubiera estado emitiendo una se√Īal desde donde estuvieran, habr√≠a hecho el trabajo de los equipos de b√ļsqueda y rescate mucho m√°s f√°cil.
"Posiblemente podr√≠a significar una de tres cosas, Sr. Grey", le o√≠ explicar. "O esta averiado, o desaparecido, o...."  Taylor vacil√≥ cuando me vio ah√≠ de pie escuchando.
"¬ŅO qu√©?", ‚Äč‚ÄčInsist√≠.
"Podría haber sido totalmente destruido como consecuencia de un accidente de alto impacto," dijo en voz baja.
Yo no pod√≠a soportar contemplar incluso las implicaciones de lo que Taylor estaba diciendo.  La idea de helic√≥ptero de mi hijo cayendo desde el cielo y explotando en mil pedazos....
Otro punto bajo fue cuando las autoridades anunciaron que se cancelaba la b√ļsqueda porque estaba demasiado oscuro para continuar.  Esto significaba que no hab√≠a esperanza realista de tener cualquier noticia hasta el d√≠a siguiente, y sent√≠ que el esp√≠ritu de todo el mundo en la sala deca√≠a.  Pero nadie se sent√≠a como para irse a casa, o ir a la cama para tratar de dormir un poco.
Anastasia estaba en un estado de shock, se hizo evidente cuando la vi estremecerse y temblar, y me di cuenta que ella estaba helada. Ella no había podido hacer más que sacudir o asentir con la cabeza desde que había llegado. Ella se había sentado allí, con los brazos envueltos a su alrededor, meciéndose suavemente, perdida en sus propios pensamientos.
"Creo que tenemos que velar por Ana," le susurré a Mia, pensando que era mejor concentrarse en hacer algo positivo para tratar de ayudar en lo que pudiera. "Ella está en un estado terrible, aunque no la veamos gimiendo ni llorando."
"Ve y siéntate con ella junto al fuego, querida", le insistí, mientras Mia cogió una manta y se la puso sobre los hombros a la pobre chica, y Elliot le movió al fuego para avivarlo y así tratar de calentarla un poco más.
Creo que Mia estaba contenta de tener algo que hacer. Me había dado cuenta de ella hablando con el hermano de Kate, Ethan, varias veces en el transcurso de la noche. Desde que habían ido a almorzar porque Ana tuvo que cancelar la cita poco tiempo antes, Mia no había dejado de hablar de él. A ella le gustaba, eso era obvio. Y lo que quiere Mia, Mia normalmente lo consigue. Pero lo que él sentía por ella era menos evidente. Así que estuve viendo lo que pasaba ahí con gran interés, por lo menos parecía un buen muchacho.
"Le voy a hacer un agradable t√© caliente," ofreci√≥ la se√Īora Jones cuando ella nos vio tratando de hacer que Ana entrara en calor.
Ella hab√≠a sido una maravilla, consiguiendo que todos bebieran algo caliente y comieran algunos bocadillos, aunque nadie ten√≠a mucho apetito. Comprend√≠ que ten√≠a que mantenerse ocupada, sentirse √ļtil. Siempre me ha ca√≠do realmente bien, porque puedo decir que ella realmente se preocupa por mi hijo, de una manera maternal, y que ella realmente disfruta cuidando de √©l. Y viendo lo preocupada que estaba por Ana, me di cuenta de que ella tambi√©n apreciaba mucho a la novia de su jefe. No hay duda de que ella tambi√©n hab√≠a notado el cambio que ha provocado en √©l, y parec√≠a que ella de coraz√≥n tambi√©n aprobaba de su relaci√≥n.
El joven Jos√© miraba a Ana constantemente, y yo sospechaba que √©l estaba probablemente bastante interesado ‚Äč‚Äčen ella. Me parec√≠a recordar que Kate hab√≠a mencionado algo acerca de que Ana sali√≥ con √©l hace un tiempo, cuando fueron a cenar a nuestra casa, y c√≥mo el rostro de Christian la hab√≠a fulminado con una mirada de lo que probablemente eran celos. Pero por el momento, pens√© que s√≥lo estaba tratando de apoyar a su amiga en un momento muy dif√≠cil para ella, porque Jos√© estaba al lado de Ana en un instante en que la vio desmoronarse y finalmente empezar a sollozar, tom√°ndole la mano y le pregunt√≥ si quer√≠a llamar a sus padres. Ana se limit√≥ a sacudir la cabeza y le apret√≥ la mano con fuerza. Era obvio que estaba completamente destrozada a causa de lo mucho que se preocupaba por mi hijo.
"Esto es tan injusto!" Despotrico al Todopoderoso en mi cabeza. "Despu√©s de todo lo que mi querido hijo sufri√≥ cuando era ni√Īo, ahora que ha comenzado a salir de su caparaz√≥n, acaba de descubrir la alegr√≠a del amor, esto tiene que suceder! ¬ŅPor qu√©? ¬ŅQu√© ha hecho para merecer esto?"
Todav√≠a sinti√©ndome inquieta, me acerqu√© a los chicos mientras estaban juntos en el barra de la cocina, y mi querido Elliot me dio un maravilloso abrazo, qu√© gran consuelo, porque √©l es un chico bueno, y con un car√°cter dulce. Por supuesto, mi hijo mayor nunca ha tenido ning√ļn problema con el contacto f√≠sico o con mostrar afecto y fue simplemente la mejor sensaci√≥n cuando me abraz√≥ con fuerza. Pero tambi√©n fue una sensaci√≥n agridulce, porque me hizo darme cuenta de que nunca podr√≠a llegar a alcanzar mi objetivo y la ambici√≥n de tener la oportunidad de disfrutar de un gran abrazo similar de mi hijo menor.
Siempre ha sido mi sue√Īo el que un d√≠a Christian finalmente se sintiera capaz de abrirse, y que bajara lo suficiente la guardia para que me permitiera abrazarlo como es debido. Lo √ļnico que da o recibe hasta el momento es un r√°pido beso en la mejilla y un breve toque en el brazo. A√ļn mejor, siempre he esperado que tal vez un d√≠a, no forzado y de su propia voluntad, Christian llegue a abrazarme.
Cuando √©l era un ni√Īo peque√Īo sol√≠a responder hist√©ricamente molesto si trataba de abrazarlo, as√≠ que aunque me romp√≠a el coraz√≥n, he aprendido a contenerme y a respetar sus fobias. Y era a√ļn peor si Carrick siquiera trataba de acunarlo, nuestro pobre muchacho estaba a√ļn m√°s asustado de cualquier tipo de contacto f√≠sico con √©l. Sin embargo, recientemente, el ver lo mucho que ha cambiado para mejor desde que conoci√≥ a Anastasia me hab√≠a dado esperanza. Ahora esa esperanza se desvaneci√≥. √Čl estaba perdido. Muy bien podr√≠a estar muerto. Por tal c√≥mo estaban pasando las cosas, nunca habr√≠a un final feliz. Yo nunca iba a tener la oportunidad de abrazar a Christian, y ahora me preguntaba si tal vez deber√≠a haberme esforzado m√°s, mientras todav√≠a ten√≠a la oportunidad. Tal vez hab√≠a ca√≠do en la costumbre y renunciado despu√©s de haber sido rechazada tantas veces.  Pero como su madre, nunca deb√≠a darme por vencida, ¬Ņo si? Tal vez fue mi culpa por permitirle apegarse a sus comportamientos establecidos.  Tal vez deber√≠a haber sido m√°s insistente. Ahora parec√≠a como si yo jam√°s tendr√≠a la oportunidad de tratar de estar con √©l de nuevo.
Eran m√°s de las once, y a medida que la media noche se acercaba, yo calcul√© que Christian hab√≠a estado perdido durante ocho horas. Podr√≠a estar agonizando en alg√ļn lugar durante ocho horas enteras, drenando lentamente su vida. O bien podr√≠a haber estado muerto durante ocho horas enteras. Trat√© de calcular cu√°nto tiempo faltaba hasta el amanecer, cuando podr√≠an enviar los equipos de rescate una vez m√°s, pero mi mente estaba demasiado confusa y cansada para hacer los c√°lculos.
Me preguntaba si debería sugerir que Ana fuera a acostarse y tratar de descansar un poco, cuando levanté la vista y me pareció ver una aparición.
All√≠, de pie en la entrada estaba mi hijo. Me tom√≥ cerca de tres segundos darme cuenta de que no era una aparici√≥n. Por alg√ļn milagro Christian estaba aqu√≠, grande como la vida, con sus zapatos y calcetines en las manos, mirando totalmente confundido.
No lo dudé.
Grité su nombre y fui corriendo hacia él.
"Christian!"
No me contuve. Me lancé sobre él y fervientemente lo abracé y lo besé. Mi hijo acababa de regresar a mí de entre los muertos. Así que no había duda de ello. Iba a abrazarlo y besarlo le gustara o no.
"¬ŅMam√°?"
"Pensé que nunca volvería a verte," le grité emocionalmente, tirando mis brazos alrededor de su cuello, preparándome para que me empujara después de un par de segundos, porque el contacto tan cercano sería insoportable para él. Pero no lo hizo.
"Mamá, estoy aquí", me tranquilizó.
"He muerto mil veces hoy," dije en voz baja, antes de empezar a sollozar incontrolablemente a causa del alivio.
Y luego otro milagro sucedió. Christian realmente me devolvió el abrazo. Y siguió abrazándome mientras me mecía suavemente. Fue maravilloso. Yo podría haber forzado su mano un poco al abalanzarme contra él, pero Christian sin duda, me estaba abrazando también. El peor día de mi vida acababa de convertirse en uno de los mejores.
Entonces o√≠ Carrick gritando "¬°Est√° vivo! Mierda, ya est√°s aqu√≠."  Cuando apareci√≥ de la oficina de Taylor sosteniendo su tel√©fono m√≥vil.  Luego √©l y Mia llegaron y se unieron al abrazo de nuestro hijo y entonces parec√≠a que todo el mundo estaba llorando y riendo y abraz√°ndose, tan felices de tener a Christian de regreso, porque todos lo amamos mucho.
Finalmente Carrick se alejó, y creo que hasta se secó una lágrima mientras tocaba a nuestro hijo en la espalda.
Entonces yo empecé a recobrar la compostura. No suelo tener tales arrebatos salvajes, pero creo que fue entendible dadas las circunstancias.
Sin embargo, yo quería algunas respuestas ahora que ya había superado el shock inicial.
"¬ŅD√≥nde estabas? ¬ŅQu√© ha pasado?"
Toda la preocupación, y todos esos terribles pensamientos, y ahora estaba aquí, en carne y hueso. No pude evitarlo - me puse a llorar de nuevo de puro alivio.
"Mam√°, estoy aqu√≠.  Estoy bien. Es s√≥lo que me llev√≥ mucho tiempo volver de Portland. ¬ŅQu√© pasa con el comit√© de bienvenida?"
A pesar de que Christian estaba tratando de explicarnos lo que hab√≠a pasado, y nos tranquiliza que el ver que est√° bien, pude ver que estaba ansioso mirando alrededor de la sala, obviamente buscando a Anastasia. Entonces lo vi fruncir el ce√Īo cuando por fin la vio, porque al instante not√≥ que Jos√© estaba sosteniendo su mano.
Que mi hijo es del tipo celoso salta a la vista, lo que es tonto de su parte. Si hubiera visto lo absolutamente devastada que Ana hab√≠a estado cuando nos tem√≠amos lo peor, habr√≠a sabido que estaba siendo irracional. Sin duda, √©l la vio mientras las l√°grimas ca√≠an por su cara, √©l entender√≠a que ella est√° totalmente enamorada de √©l, y  que no tiene ojos para nadie m√°s. No ten√≠a ninguna raz√≥n para tener celos de ninguna manera.
Est√° claro que Christian no se hab√≠a percatado a√ļn de lo preocupados que todos estar√≠amos por √©l, as√≠ que no se molest√≥ en detenerse en el camino de vuelta para que pudiera llamar a alguno de nosotros para sacarnos de nuestro tormento. Hombres! Ellos pueden ser tan desconsiderados a veces. As√≠ que su m√≥vil se hab√≠a quedado sin bater√≠a - llamada por cobrar, entonces!
"Oh Christian! No vuelvas a hacerme eso otra vez! ¬ŅEntiendes?"  Le grit√©, frustrada.
"S√≠, mam√°," dijo, pero cuando √©l me abraz√≥ de nuevo y gentilmente me limpi√≥ las l√°grimas, por supuesto, lo perdon√©. Fue tan incre√≠blemente maravilloso ser abrazada por √©l despu√©s de todos estos a√Īos de moderaci√≥n entre nosotros. Fue como si casi, pero no del todo, hubiera valido la pena toda la preocupaci√≥n que hab√≠amos pasado.
Pero Mia no era tan indulgente en su irreflexión. Ella le dio una palmada fuerte en el pecho cuando iba a abrazarla también.
"Nos tenías a todos muy preocupados," le gritó, antes de estallar en lágrimas mientras lo abrazaba.
"Ahora estoy aquí, por amor a Dios," murmuró, claramente perplejo.
Carrick tomó a Mia de brazos de su hermano, a continuación, puso un brazo reconfortante alrededor de las dos, mientras Mia y yo llorábamos y reíamos al mismo tiempo.
Elliot había estado esperando su momento. Había sido una torre de fortaleza toda la noche, aunque yo sabía que había estado muy preocupado por su hermano todo el tiempo. También había sido muy dulce cuidando solícitamente de Anastasia cuando la trajo y la colocó en el sofá, aunque para ser honesta, creo que ella apenas se dio cuenta lo que estaba pasando a su alrededor.
"Me alegro de verte," dijo Elliot en voz muy alta, probablemente para encubrir el hecho de que él ahogaba las lágrimas, mientras le daba a Christian el abrazo apropiado de un macho y una palmada en la espalda.
Miré para ver que Kate estaba consolando a Ana, aunque privadamente pienso que había sido bastante insensible de su parte que se quedara solo viendo lo que sucedía en la TV, en vez de quedarse con su amiga. Afortunadamente José había estado allí con Ana, haciendo todo lo posible por ser servicial y atento.
Pero llegó un momento, en el creo que Christian había tenido suficiente de su familia.
"Ahora voy a saludar a mi chica," afirmó, mientras la miraba ansiosamente. La mirada del amor.
Carrick  me miro, y ambos est√°bamos encantados de verlos. Mientras empez√≥ a caminar hacia Ana, ella se puso de pie y, literalmente, se lanz√≥ hacia √©l.
 
"Christian", sollozó, claramente emocionada y aliviada.
"Shhh," la consoló Christian, cerrando los ojos mientras él la agarraba como si su propia vida dependiera de eso.
Fue muy conmovedor ver su encuentro.  Ninguno de los que fuimos testigos podr√≠amos dudar que se trataba de una joven pareja profundamente enamorada. Fue un momento maravilloso, tanto m√°s conmovedor porque s√≥lo unos pocos momentos antes habr√≠a parecido ser algo imposible.
Los jóvenes enamorados murmuraban entre sí y mirándose el uno al otro a los ojos, besándose y tocándose, totalmente ajenos al resto del mundo en torno a ellos.
 
Apreté la mano de Carrick, ambos mirando como en una especie de trance, casi sin poder creer lo que estábamos viendo.
"Ellos realmente se aman el uno al otro," le susurré, sonriendo ampliamente.
"Lo sé," susurró él, con una amplia sonrisa también.
"¬ŅEst√°s bien?" Pregunt√≥ Ana a Christian ansiosamente, mientras pasaba sus manos sobre √©l.
Deja que ella lo toque - en todas partes. Mir√© a Carrick otra vez, y √©l me apret√≥ la mano para hacerme saber que hab√≠a dado cuenta de esto tambi√©n. Esto era m√°s de lo que jam√°s hab√≠a so√Īado posible para nuestro ni√Īo.
Ellos simplemente no pueden separarse el uno del otro, simplemente se acurrucaron juntos. Christian muy firmemente meti√≥ a Ana bajo su brazo, y le pidi√≥ a la se√Īora Jones algo para comer y beber en lugar de dejar ir a su preciosa chica. Por supuesto que la se√Īora Jones estuvo m√°s que feliz de hacerlo, apresuradamente se sec√≥ los ojos y corri√≥ a la cocina para traerle una Budvar bien fr√≠a para empezar.
"Entonces, ¬Ņqu√© diablos te ha pasado? Lo primero que supimos fue que pap√° me llam√≥ para decirme que tu aparatito* hab√≠a desaparecido," quer√≠a saber Elliot.
"Helicóptero," Christian le corrigió, mientras Elliot le devolvía la sonrisa.
"Elliot!" Exclamé. Su hermano no había regresado hace más de cinco minutos antes de empezar con sus bromas habituales, tratando de hacer enojar a Christian.
Su helic√≥ptero fue una de las primeras cosas que se compr√≥ Christian cuando entr√≥ a la liga de los s√ļper ricos, y la verdad es que estaba orgulloso al respecto. √Čl siempre ha estado fascinado por helic√≥pteros, y fue un sue√Īo hecho realidad para √©l tener su propio helic√≥ptero para pilotarlo personalmente. Eso significaba que hab√≠a logrado una de sus metas principales en primer lugar, y creo que el hacerlo era su manera de prob√°rselo a s√≠ mismo. Siempre es un purista de los detalles, insist√≠a en corregir a Elliot cada vez que √©l se refer√≠a a √©l como su aparatito, porque ese no es un t√©rmino aceptable en el mundo de la aviaci√≥n. Por supuesto era como un trapo rojo para un toro para Elliot, y tuvo que dar un paso m√°s all√° mediante el uso de esa palabra para referirse groseramente a una cierta parte de su anatom√≠a masculina.  En el pasado ya le he pedido a Carrick que hablara con Elliot al respecto, pero √©l siempre se r√≠e, y dice que los chicos son chicos.
Pero esta noche, creo que esto era simplemente bastante imprudente por parte de Elliot, el poner las cosas de nuevo en un plano normal con su hermano, después de haber estado tan asustado por la posibilidad de haberlo perdido para siempre.
Christian hab√≠a notado que Taylor tranquilamente se manten√≠a apartado, por lo que levant√≥ su cerveza a √©l a manera de saludo.  Hablaron brevemente para organizar la recuperaci√≥n del helic√≥ptero, acordando que podr√≠a esperar hasta ma√Īana.
Detr√°s del hombre profesional siempre presente con frente de acero, sab√≠a que Taylor hab√≠a estado muy preocupado hoy por su joven jefe.  Creo que √©l probablemente hab√≠a envejecido diez a√Īos, porque se sent√≠a muy mal por no haber estado presente inicialmente cuando toda la crisis comenz√≥, a pesar de que Carrick hab√≠a tratado de asegurarle que, por supuesto, no hab√≠a tenido m√°s remedio que irse cuando su hijita fue trasladada de urgencia al hospital, y que no hab√≠a manera de que alguien pudiera haber previsto lo que iba a suceder hoy.  As√≠ que no se sorprendi√≥ al ver en la cara de Taylor un pliegue de sonrisa al darse cuenta que su jefe hab√≠a regresado sano y salvo.
Creo que un v√≠nculo especial y √ļnico existe entre estos dos hombres, a pesar de que ni siquiera se dan cuenta, pero claramente se puede ver.  Es por eso que Taylor siempre va por encima y m√°s all√° del llamado deber con Christian, y por eso siento la seguridad de que siempre har√° todo lo posible para proteger a mi hijo. Por supuesto Carrick creer√≠a que estoy siendo sentimental si alguna vez se lo comentara, pero yo s√© que tengo raz√≥n, y apostar√≠a a que Gail Jones es consciente de ello tambi√©n. Pero esta noche Taylor no se qued√≥ una vez que hab√≠a visto por s√≠ mismo la evidencia de que Christian estaba realmente sano y salvo. Desapareci√≥ de nuevo, sin duda no deseaba inmiscuirse en nuestra reuni√≥n familiar, aunque estoy seguro de que a ninguno de nosotros le hubiera importado. Tal vez sinti√≥ la necesidad de un trago, ¬Ņy qui√©n podr√≠a culparlo si as√≠ fuera?
Me alegr√© al ver a Christian recobrando sus modales y era por lo menos educado con Jos√© cuando intercambiaron algunas palabras, yo creo que √©l hab√≠a sido un buen amigo de Ana, apoy√°ndola como lo hizo en su momento de necesidad, m√°s a√ļn que Kate, para ser honesta. No creo que ella sea el tipo de chica que tiene mucha paciencia. Creo que preferir√≠a estar en el meollo de la acci√≥n, en vez de quedarse en silencio de la mano de alguien.
Por supuesto, ahora todos queríamos averiguar qué demonios había pasado, mientras Christian se sentó en el sofá con Ana a buen recaudo junto a él, mientras nos contaba lo sucedido. Ella se quedó mirándolo fijamente, apretando su mano con fuerza durante todo el tiempo que hablaba, bebiendo su presencia como si no pudiera creer que estaba realmente aquí. Tengo que decir que sabía exactamente cómo se sentía.
√Čl nos cont√≥ que estaba volando de regreso de una reuni√≥n muy exitosa en WSU con Ros, su n√ļmero dos, y decidieron desviarse para ver el Monte Santa Helena a manera de peque√Īa celebraci√≥n porque Ros no lo hab√≠a visto antes.  Mientras iban volando a baja altura para verlo, se produjo un incendio en la cola, por lo que no hab√≠a tenido m√°s remedio que cortar toda la electricidad y aterrizar cerca de Silver Lake.
"¬ŅUn incendio? ¬ŅAmbos motores? Pero pens√©..." Carrick le pregunt√≥.
√Čl tiene un don de cortar por lo sano, r√°pidamente rectificando los hechos m√°s importantes - es una de las razones por las que es un gran abogado. Ya pod√≠a ver los engranajes girando en su cabeza mientras empezaba a reconstruir lo que le hab√≠a pasado a nuestro hijo.
"Lo s√©.  Fue pura suerte, estaba volando muy bajo,"  murmur√≥ Christian.
Me di cuenta que un escalofr√≠o recorri√≥ a Ana, como a m√≠, porque las dos est√°bamos pensando en que Christian hab√≠a estado muy cerca de morir. √Čl puso su brazo alrededor de Ana cuando la sinti√≥ temblar, le preocupaba que sintiera fr√≠o. Tan dulce.
Kate parecía querer saber todos los detalles sangrientos, justo en la forma que un periodista inquisitivo haría.
"¬ŅC√≥mo apagaste el fuego?" Exigi√≥.
"Con el extintor. Tenemos que llevarlos - por ley," Christian respondió con calma.
"¬ŅPor qu√© no me llamaste o utilizaste la radio?" Le pregunt√© enseguida.
Eso es lo que me molesta - la falta de comunicaci√≥n, sobre todo porque no hab√≠a contactado ni a Ana. Por eso pens√© que seguramente estaba pasando algo grave - no podr√≠a pensar en su familia la mayor√≠a del tiempo, pero seguro que piensa en su Ana, por lo que si llamaba alguien, hubiera sido a ella, razon√©. ¬ŅPero, en cualquier caso, seguramente se dar√≠a cuenta de lo preocupados que todos estar√≠amos de acuerdo con las circunstancias? Desapareci√≥ en su helic√≥ptero, por el amor de Dios. Toda esta preocupaci√≥n podr√≠a haberse evitado si se hubiera hecho una sola breve llamada. As√≠ que ¬Ņpor qu√© no lo hizo?
Christian pacientemente le explic√≥ que no pod√≠a arriesgarse a encender el sistema el√©ctrico para usar la radio debido al riesgo de incendio. As√≠ que √©l y Ros tuvieron que caminar usando el sistema de navegaci√≥n v√≠a sat√©lite de sus tel√©fonos m√≥viles hasta la carretera m√°s cercana, lo que les llev√≥ un tiempo porque Ros llevaba tacones. En el momento en que llegaron a una zona donde podr√≠a haber tenido se√Īal, las dos bater√≠as de sus tel√©fonos hab√≠an muerto.
Escuchar todos los detalles de su lucha para volver fue muy aleccionador, y Ana abrazaba a Christian de nuevo, él respondió casualmente tirando de ella a su regazo, donde se acurrucó pegada a su pecho mientras él apoyó la barbilla en su cabeza. Parecían totalmente cómodos y muy a gusto con los demás, y esto era obviamente un comportamiento normal para ellos.
Fue una revelaci√≥n para m√≠, y para todos los dem√°s. Nunca lo hab√≠a visto actuar as√≠ antes, ni siquiera con Mia, que siempre ha estado muy cerca de √©l. Me sent√≠a casi como si estuvi√©ramos molestando, pero Christian no parec√≠a en lo m√°s m√≠nimo preocupado de que estuvi√©ramos viendo c√≥mo se comportaba. √Čl actu√≥ como si fuera perfectamente normal verlo siendo tan cari√Īoso con otro ser humano, teniendo tal contacto f√≠sico cercano. Mi hijo, actuando con normalidad. Con su novia. Normal. Aleluya. Ya no es un alma solitaria. Ya no es un solitario.
"¬ŅC√≥mo llegaste a Seattle?" Todav√≠a quer√≠a saber.
Christian explic√≥ que hab√≠an hecho autostop para volver,  un  camionero se hab√≠a detenido y estuvo de acuerdo en traerlos a casa, y √©l hab√≠a compartido su comida con ellos, pero se neg√≥ a recibir dinero alguno. Al enterarme de que todav√≠a hay gente genuina y decente por ah√≠, que est√° dispuesta a hacer una buena acci√≥n y no esperar nada a cambio, restaura un poco de mi fe en la humanidad. Pero result√≥ que este camionero no ten√≠a un tel√©fono m√≥vil que les pudiera prestar para llamar, lo que Christian puso como excusa para no llamar.
"Tardamos una eternidad en volver. √Čl no ten√≠a un m√≥vil- extra√Īo pero cierto. No pens√©... "
"¬ŅQue nos preocupar√≠amos? Oh Christian, hemos estado fren√©ticos!"
¬Ņ√Čl realmente no tiene idea de lo mucho que nos preocupamos por √©l?  ¬ŅTan alejado estaba de nosotros?
"Has sido la noticia, hermano," Elliot le informó.
"S√≠.  Me imagin√© eso cuando llegu√© al edificio y vi el pu√Īado de fot√≥grafos afuera. Mam√°, lo siento. Deber√≠a haber pedido al conductor que parara para que pudiera llamar por tel√©fono. Pero estaba ansioso por estar de vuelta," explic√≥, mientras su mirada se posaba en Jos√©, sin saberlo, d√°ndonos la raz√≥n por la que estaba tan ansioso por volver, que ni siquiera se detuvo durante unos minutos para hacer una llamada.
Tonto, muchacho celoso, inseguro. Supongo que una reacci√≥n exagerada porque Ana es su primera novia, y tengo que recordar que esta es su primera relaci√≥n sexual. Es probable que est√© encontrando estos sentimientos abrumadores, sobre todo despu√©s de estar en ese vac√≠o emocional y f√≠sico de toda su vida anterior. No es de extra√Īar que Ana lo encontrara intenso y que tal vez pod√≠a entender por qu√© hab√≠a sentido la necesidad de alejarse de √©l, tras lo que me cont√≥ Elena sobre su breve ruptura la semana pasada. Por eso probablemente Christian act√ļa tan posesivamente con Ana. Mi pobre hijo complicado.  Pero ahora, al verlos juntos, no parec√≠a haber nada de qu√© preocuparse. Ana segu√≠a llorando.
"Hey.  Deja de llorar," le escuch√© decirle, mientras trataba de limpiar sus l√°grimas.
"Deja de desaparecer," replicó Ana, lo que hizo sonreír a Christian. Y mi querido hijo tiene una sonrisa hermosa. Tengo la esperanza de que veamos mucho más su sonrisa feliz en el futuro, gracias a la querida Anastasia.
"Falla el√©ctrica... eso es raro, ¬Ņno?" Dijo Carrick otra vez, y yo suspir√© para mis adentros, porque sab√≠a que iba a ser como un perro con un hueso, preocup√°ndose por esto hasta que consiguiera algunas respuestas.
"S√≠, se me pas√≥ por la cabeza tambi√©n, pap√°.  Pero en este momento, me gustar√≠a ir a la cama y pensar en toda esa mierda ma√Īana," respondi√≥ Christian cansado.
"¬ŅAs√≠ que los medios de comunicaci√≥n saben que el Christian Grey ha sido encontrado sano y salvo?" Sonde√≥ Kate.
"S√≠. Andrea y mi gente de relaciones p√ļblicas se ocupar√°n de los medios de comunicaci√≥n.  Ros llam√≥ despu√©s de dejarnos en su casa."
"Sí, Andrea me llamó para hacerme saber que estaban vivos," sonrió Carrick.
Sé que estaba muy agradecido con Andrea por garantizar que nuestra familia se enterara antes de que todo se publicara en los medios de comunicación, y que ella había manejado los asuntos de manera muy eficiente y con tacto. Recordé haber leído un artículo en el periódico sobre Christian hace un tiempo, en el que declaró que atribuye gran parte de su éxito a rodearse del mejor personal posible. Al ver cómo todos habían trabajado hoy en un momento de crisis, no tenía ninguna duda de que era verdad.
"Tengo que darle a esa mujer un aumento de sueldo," comentó Christian.
Pero yo estaba segura de que todo se reducía a mucho más de pagarle un buen sueldo a su personal. Pienso que mi hijo se sorprendería descubrir el increíble nivel de lealtad y apoyo que se había ganado a nivel personal de sus empleados, lo que resultó más que evidente el día de hoy.
"Seguro que ya es tarde," murmur√≥ Christian, mientras abrazaba a su chica con m√°s fuerza. Por supuesto. √Čl quer√≠a estar a solas con su novia.
"Creo que esa es una se√Īal, se√Īoras y se√Īores, de que mi querido hermano necesita su sue√Īo de belleza," Elliot lo mir√≥ de reojo y sin disimulo. Realmente puede ser bastante falto de tacto a veces, especialmente cuando vi  la mueca de Christian.
Pero √©l ten√≠a raz√≥n.  Hab√≠a llegado el momento de irnos." le dije a mi maravilloso marido. √Čl tambi√©n hab√≠a muerto mil veces esta noche, sin embargo, nunca dej√≥ de trabajar sin cesar, bombardeando a las autoridades para garantizar que no se hab√≠an escatimado esfuerzos en su empe√Īo por encontrar a nuestro hijo. Y sab√≠a que no iba a poder estar tranquilo hasta que tuviera algunas respuestas de por qu√© el helic√≥ptero hab√≠a sufrido una aver√≠a tan grave.
"S√≠.  Creo que nos vendr√≠a bien el sue√Īo," √©l estuvo de acuerdo, sonri√©ndome.
"Quédense," ofreció Christian dulcemente, pero yo sabía que sólo estaba siendo amable.
"No, mi amor, quiero volver a casa.  Ahora que s√© que est√°s a salvo."
Nuestro trabajo hab√≠a terminado.  Tenemos que dejar que √©l y Ana disfruten de su reencuentro en privado. Y adem√°s, tenemos que seguir con los preparativos de la fiesta de cumplea√Īos en la ma√Īana.
Christian se puso de pie para despedirnos, soltando a rega√Īadientes a Ana por ahora.
Lo abrac√© de nuevo, en realidad apoyando mi cabeza sobre su pecho, mientras cerraba mis ojos de pura felicidad, y √©l me devolvi√≥ el abrazo.  Me gustar√≠a recordar esta noche por muchas razones, pero la fusi√≥n de mi coraz√≥n al de mi hijo por fin, el que me dejara tocarlo, fue lo m√°s memorable.
"Estaba muy preocupada, mi amor," le susurré.
"Estoy bien, mam√°."  √Čl me abraz√≥ con m√°s fuerza.
Lo estudié, y luego miré a Ana. Sentí una leve sonrisa en mi cara, porque aquí estaba la razón de que mi hijo había comenzado por fin a cobrar vida. Ella es la razón por la que finalmente puedo abrazarlo tan de cerca. Y yo no tenía ninguna duda de que iba a seguir ayudándolo a crecer y desarrollarse ahora que había encontrado el camino a su corazón. Porque él se está sanando a causa del puro y maravilloso amor que comparten, que había brillado tan intensamente esta noche.
"Sí. Creo que lo estás," le dije con satisfacción.
Tal vez el mismo ángel de la guarda que se había asegurado de que yo fuera el médico de guardia que recibió a Christian en el Hospital Infantil de Michigan el día que lo llevaron ahí, se había asegurado de que Anastasia fuera quien lo entrevistara de parte de WSU y capturara su corazón. Tal vez ese mismo ángel de la guarda le había llevado sano y salvo ahora también. Tal vez Ella estaba cuidando a su hijo, tal vez esa era la penitencia que le habían dado para compensar su abandono terrible durante su tiempo en esta tierra.
Por supuesto que mantuve estos pensamientos para mí, porque yo sabía que Carrick podría pensar había perdido totalmente la cordura.
Enviadme un correo electr√≥nico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

√önete para Participar:)

Entrar Ahora

 

tinder login